Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 28
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crónica de un instante: Amor

    CRÓNICA DE UN INSTANTE
        El amor es algo maravilloso. El sexo también está muy bien, pero, dónde se ponga el amor, que se quite todo lo demás. Claro, que, a veces, muy raramente, puede darse que sexo y amor vayan juntos, y entonces es que es la repanocha, oiga. Hay gente que no tiene el amor puesto en primer lugar en su escala de valores prefiriendo colocar más arriba el dinero, o el poder, y deja la capacidad de amar y ser amado por ahí, donde caiga. Pensar que le va a dar más felicidad a un hombre, o a una mujer, ser alcalde de su pueblo o tener una pasta en el banco que conseguir la pareja de sus sueños es una equivocación absoluta, sin embargo se da mucho el caso de seres humanos que, por conseguir dinero o poder político, han perdido el amor de sus consortes, y si no repasen ustedes la lista de ricos y políticos cuyas parejas se han divorciado de ellos por estar hasta el moño de esperarlos en sus casas mientras ellos o ellas tienen reuniones sin cuento, cenas, comidas y viajes de trabajo, desatendiendo el amor y la cama de sus cónyuges.
     

        Pero hay rarísimas ocasiones en las que todo confluye y de un solo braguetazo, digo de una sola tacada,  se consigue el pleno al quince: amor, sexo, dinero, poder, prestigio social, palacios por aquí y por allá, tremendas extensiones de terreno, fincas con bichos llenos de cuernos, títulos nobiliarios y hasta reconocimiento popular, porque, si la duquesa está contenta, el pueblo también lo está, que hay que ver cómo la jalean los gitanos y los payos cuando aparece por cualquier sitio. Y no me vengan ustedes con que hay amores imposibles de creer, y que si este buscaba otra cosa, y que si patatín y patatán. El beso que le está dando en la mano él a ella en esta fotografía, que es casi un chupón, demuestra un afecto inconmensurable, es casi un repente, un arranque de pasión desenfrenada, que le ha dado al verla salir del agua tan ligera de ropa. Jolines, que se ve que lo ha puesto a cien, al tío, con sus turgencias y esos pechos, que parece que se pasaron con el relleno y  le pesan un poco de más a la pobre mujer, pero que a él, sencillamente, le ha despertado la libido y se le ha tirado a la mano como podría habérsele tirado a cualquier otro sitio.
     

        El amor: qué ciego, ¿verdad?
       
       
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook