Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 30
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crónica de un instante: Amigas

    La chica de la derecha está pensando esto: ‘Si lo sé no la llamo. Mira cómo ha venido la tía. Es que es muy fuerte presentarse así, digo yo, que parece que está vendiendo carne en un supermercado sexual. Y se lo tengo dicho: si te pones minifalda, no vayas también con escote que pareces una prostituta’, pero ella, nada, es que le sale de ahí, de dentro de su ser. Y, encima, ha querido que nos sentemos aquí, en la misma puerta, y ella de cara al público, para exponerse bien. Y, ¿qué quieres que te diga? A ver quién me va a mirar a mí, si ella parece un faro de carne desnuda. A lo mejor yo también debería haberme puesto algo más sexy, pero, como ha dicho que no íbamos a venir arregladas, pues ahí te ves Juana, con el pantaloncico y la camiseta de estar en la casa. Y se pone las gafas para parecer una intelectual. Ya ves, si está leyendo un cómic. Es que no aguanto a la tía esta más. Y dice que es mi amiga. Espero que, por la cara que estoy poniendo, se dé cuenta de que estoy cabreada de verdad’.

    La de la izquierda se está diciendo esto a sí misma mientras lee: ‘Menudo cabreo que tiene la sosa de la Juana. Menos mal que me he comprado el cómic antes de venir porque me está dando la noche. Es que siempre me ha tenido una envidia tremenda. Como estoy tan buena. Porque está mal que yo lo diga, pero es que estoy para que los tíos mojen pan sobre mi piel, cariño. Mira ese del cigarrillo. Ha pasado ya seis veces por delante de la puerta y ahora se ha parado como haciéndose el tonto, pero no me quita los ojos de los muslos. Y, ¿sabes lo que te digo Juanita?, que, como me entre en condiciones, me voy con él y aquí te quedas con esa cara de besugo amargado, que, por cierto, es la que tienes siempre. Si es que lo que le pasa es que se la come la envidia. Y no quería sentarse aquí porque la luz esta violeta a las morenas las pone lívidas, mientras que a las rubias nos sonrosa aún más la piel. Mira cómo me brillan las tetas. Bueno, voy a leerle un poco del cómic a ver si le cambia un poco el gesto. Si es que me da lástima. Hasta que venga el del cigarrillo, porque ese va a venir. Voy a descruzar las piernas a ver lo que pasa. Ji, ji.’

    ‘El del cigarrillo está pensando: ‘Me ha mirado. Le voy a entrar. Esta noche mojas, Mariano’.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook