Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 17
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Yo, 'sí'

    Yo, ‘sí’. Lo que más me ha llamado la atención del proceso que se ha vivido en Escocia estos días ha sido la tranquilidad con la que se ha llevado todo. No ha habido más tensiones que las justas; ha sido un proceso legal y democrático con dos posturas absolutamente antagónicas –sí o no, blanco o negro – defendidas con pasión, pero sin que hoy, después de la votación, alguien mire a su vecino con odio. Personalmente hubiera preferido que ganara el ‘sí’, porque el proyecto, leído despacio y analizado, era muy interesante. Querían convertir Escocia en un país parecido a Noruega, cuidando mucho lo social, sacándole partido a su petróleo para crear una sociedad más igualitaria, con mejores servicios para todos, y muy distinta a la que tienen.

    Viaje. No conozco en profundidad Escocia, pero sí lo suficiente. Es un país bellísimo, sobre todo para los que procedemos de estas tierras secas y calcinadas por el sol. Todo allí es verde, con unos lagos inmensos y fascinantes. Edimburgo es una ciudad preciosa, y, según vas hacia el norte, por las costas del Mar del Norte puedes ver unos acantilados que estremecen, y, hacia el interior, las Tierras Altas aparecen con un paisaje inolvidable. Las islas Hébridas, que yo visité en verano porque en invierno aquello debe ser tremendo de vientos y lluvia, donde vive gente acostumbrada a ese clima, y luego, bajar hasta Glasgow por la costa atlántica. Les recomiendo ese viaje.

    Falsa apreciación. Visitando un castillo en las Highlands, vi un retrato pintado al óleo, de cuerpo entero, de un noble del siglo XVIII que llevaba una armadura color rosa y un plumero blanco y violeta en el casco de la cabeza. A los amigos que iban conmigo les dije: ‘Pinta de maricón que tiene el noble este en el retrato con esos colores’. Entonces, una señora que estaba allí de guardia de seguridad se dirigió a mí y, en perfecto español y muy amablemente, me dijo: ‘No era maricón, es que se puso de moda en aquellos tiempos llevar las armaduras en piel en su color, sin tintes, y por eso va de rosa’.

    Diferencias. Un amigo a mí, el viernes, en la calle, en tono reivindicativo y con mala uva: ‘¿Has visto lo que han votado los escoceses? Ahora, que los catalanes tomen nota’. Le respondo: ‘Por más que quieran los independentistas catalanes, su caso es completamente distinto al de Escocia. Cataluña solo fue independiente 15 años, de 1641 a 1659, y Escocia mantuvo su independencia hasta 1603, aunque realmente firmaron pertenecer a la Unión en 1707, o sea, que llevan 300 años en el Reino Unido de los miles de su historia. El asunto es bastante distinto’, y añado: ‘Lo que pasa es que ahí hay un problema gordo y los políticos tienen que sentarse a resolverlo’.

    Impresionado. Un hombre joven a otro, en la calle: ‘Lo de la familia Pujol me tiene flipao’. Qué poca vergüenza, tío’.

    Magnífica serie. He terminado de ver la quinta temporada de la serie Breaking bad, a base de cuatro capítulos diarios. Mi mujer y yo estábamos completamente enganchados, haciendo lo que teníamos que hacer rápidamente para poder sentarnos a ver el desenlace. Todos los premios que ha recibido se los merece. Es, desde Los Soprano, lo mejor que he visto en televisión. Como les decía, son cinco temporadas y nunca me ha decepcionado ni un solo capítulo.

    Sin manos. Veo a un chico en bicicleta. Va dándole a los pedales con los pies y con las manos está tecleando en el móvil.

    Calor en el colegio. Una mujer a otras dos, en la calle: ‘Los chiquillos están asándose vivos en las aulas. Y ni un ventilador que les ponen. Al consejero de Educación me gustaría verlo yo sin aire acondicionado en su despacho’.

    Reunión multitudinaria. ¿Ustedes han visto alguna vez un macrobotellón? Yo sí, el sábado pasado en El Malecón de Murcia ciudad. Eran casi las dos de la mañana y había miles de jóvenes, allí, pegados unos a otros (el sitio es relativamente estrecho), con sus vasos de plástico, empinando el codo. Ya sé que el problema es que les cobran seis o siete euros por un cubata en los bares, pero aquello era impresionante y, creo, hasta peligroso.

    La referencia necesaria. Una funcionaria me llama para un asunto oficial que estoy gestionando. ‘Usted vaya allí y diga que va de parte de Loli’, me dice.


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook