Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 22
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Un verano sencillo

    Un verano sencillo. La vida en la playa sigue su curso. Los días pasan rápidos en su cotidianeidad. Por la mañana, ver salir el sol por detrás de la isla de El Barón, acostarse otra vez, leer, escribir, comprar y hacer la comida. Por la tarde, partida de dominó, caminata para tratar de seguir entrando en la talla 42 de pantalón, con resultados inciertos. Por la noche, charla, crucigrama y alguna película, en la tele o en el cine. Hay a quien puede parecerle aburrido – no hay saraos, no hay lujo alguno – pero hay quienes pensamos que este tipo de veraneo es el mejor del mundo.

    Dominó. El otro día, Pedro, de La Unión, dio un cierre a blancas. Lo perdió por seis tantos, y nos apuntamos doce. Fue un regalo que nos hizo ganar la partida.

    Más dominó. Juego mi segundo cuatro. Entonces va Fernando y me dice: ‘El cuatro doble lo vas a meter en el agujero de la pila’, y lo mata dando un golpe con la ficha en el mármol. Efectivamente, al final me lo ahorcó.

    Dale con lo que sea. En la arena, juegan unos jóvenes al voley playa. Uno de los equipos pierde un tanto y un chico le grita al otro: ‘¡Tú dale a la pelota!. ¡Con las manos, con la cabeza o con la minga! ¡Pero tú no dejes que caiga al suelo!’.

    Más gustos sencillos. Un amigo me dice: ‘Me he aficionado a la pesca. Mira, yo me traigo mi silla a la playa cuando no hay nadie, y mi teléfono con el que escucho música o la radio. Lanzo el sedal y clavo la caña en la arena. Me siento y a mirar el mar, el cielo, a oír el ruido de las olas. Y los peces, si quieren picar que piquen. Si saco uno pequeño, lo devuelvo al agua, y, si es grande, que casi nunca lo es, me lo como para cenar. No creo que me lo pasara mejor en un yate por el Pacífico’.

    Esperando a que escampe. Hablo con un periodista: ‘Ya verás como al final sale Rajoy y da alguna explicación, en el Parlamento o en otra parte, sobre todo este follón de Bárcenas. Lo que pasa es que él sabe que los periódicos no podemos estar dedicando la primera página todos los días a la misma cosa, así que está esperando a que pase algo que aparte del primer plano al escándalo de los sobresueldos, la contabilidad B, y todo eso. Cuando ese momento llegue, dirá algo, ya lo verás. Y lo va a hacer más por lo internacional que por lo de aquí. Que se ha armado una buena con la noticia en los medios de todo el mundo’, me dice.

    Cine. Vi la película El pintor y la modelo, de Fernado Trueba. La encontré deliciosa. Qué fotografía en blanco y negro. Una maravilla plástica.

    Ella se huele las razones. Un hombre a su mujer en el paseo marítimo: ‘No me hagas más habichuelas en todo el verano. Y no te digo por qué. Tú lo sabes’.

    Excesivo. Una mujer a la vendedora, en la pescadería: ‘Si me llevo bacaladillas, ¿me las limpias, las abres y le quitas la espina?’ ‘No, señora, son muy pequeñas y yo no sé hacerlo bien. Se me van a destrozar. Si estuviera aquí mi madre, ella se lo haría, pero la han operado de la mano y está con la baja’, le responde. (Miro las bacaladillas y, efectivamente, son pequeñas. Además, están a cuatro euros el kilo, o sea, que mucho trabajo para tan poco beneficio).

    En otro mundo. Ha fallecido Tomás Maestre, el que fue dueño de La Manga. Una vez nos invitó a unos amigos y a mí a comer en su maravillosa casa de El Estacio, hace ya años. Nos sirvieron en el jardín, y, de camareros estaban los pescadores, que iban uniformados, y que nos hicieron un caldero impresionante. Fue muy agradable, pero parecía que estábamos en otro siglo, en otro país así como más sudamericano. Él hablaba de sueños, de proyectos importantísimos para La Manga. Por cierto, estaban en su casa pasando unos días Nati Mistral y su marido, que comieron con nosotros. Ya les digo: fue interesante, parecía una reunión de otra época.

    Casa regia. También estuve, en otra ocasión, en su casa de Madrid, en la calle de Alcalá. Era un piso, pero tenía el mobiliario de un palacio. Fue en otros tiempos. Hace muchos años que no hablaba con él.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook