Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 07
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Tozudo, el marido

    Tozudo, el marido. Una mujer, de edad media, a otra, en la calle: ‘Se cayó de la bicicleta y tiene un boquete así –señala un círculo con el pulgar y el índice de su mano- en el tobillo, y no quiere que lo lleve al médico. Yo se lo curo y le pongo mercromina y lo que pillo. Pero ya verás tú si al final no van a tener que cortarle el pié. Y yo se lo digo, pero es que es muy atascao’, María; es mi marido, pero es muy atascao’’.

    Pregunta. ¿Existe todavía la mercromina?

    Un hombre paciente. Se ha muerto don Javier Azagra. Hace años, él solía cenar cada Nochebuena con unos curas, amigos míos, en Cartagena. Mi mujer y yo, tras nuestra cena familiar, solíamos ir a esa casa para tomar un café con ellos. Siendo un obispo tan progre para la época, aquellos curas lo eran aún más y alguno de ellos se pasaba toda la noche dándole caña a don Javier para que modernizara la Iglesia, tomara decisiones radicales y promoviera actitudes testimoniales. Uno de los curas trabajaba en una droguería, otro era profesor de autoescuela y el otro pedagogo en un instituto. Él los quería y respetaba mucho, pero a veces, harto ya de tanta insistencia, les decía: ‘Por favor, ¿os calláis ya, que me estáis dando la cena?’. Era una persona estupenda.

    Ando mejor. Estoy yendo a rehabilitación de mi rodilla. Me hacen daño, pero estoy mejorando por días.

    Buen trabajo. Me ha llamado mucho la atención el sitio al que me ha derivado el SMS para esa rehabilitación, el CE.ME.DE., en Murcia ciudad. Sus terapeutas son buenos profesionales, pero lo que resulta muy agradable es ver cómo tratan a algunos enfermos, sobre todo, a los mayores, que a veces llegan en sillas de ruedas y muy dañados. Son amables con ellos, bromean, les hacen sonreír, mientras que tratan de que sus gastados o rotos cuerpos mejoren en sus funciones. Y eso lo hacen a pesar del trabajo agotador –no paran de tratar enfermos, uno tras otro, durante horas- y, aunque son jóvenes, imagino que acabarán bastante cansados cada día. Da gusto ver un trabajo tan bien hecho.

    Repugnancia. Un amigo me dice: ‘Qué asco de curas pederastas. Ojalá hubiera infierno para que ardieran en él’.

    Ahora toca amor. El otro día, los políticos del ayuntamiento de Murcia anunciaron bajadas de impuestos para el año que viene. Después de freírnos a subidas durante cuatro años, ahora todo es amor: ‘Se han acabado los recortes’, dijeron. Es que el año que viene hay elecciones. Cuando pasen, ya volverán a freírnos otra vez.

    Televisión. Estoy viendo la primera temporada de House of Cards, una serie estupenda que se me había escapado en su momento. Va de las altas esferas políticas americanas, y casi todos los protagonistas quedan como unos canallas. A ver cuándo hacen en España una serie como esa sobre nuestros políticos. ¿Se imaginan? ‘La verdadera historia de Bárcenas’. Qué bonito, por favor.

    Petróleo y votos. Un hombre está leyendo el periódico en un bar, levanta la cabeza y dice: ‘Con todo este follón que está montando el Gobierno con las prospecciones petrolíferas en Canarias, que el PP saque un voto allí en las próximas elecciones será un milagro’. Otro que está cerca de él le responde: ‘Es que hay islas que no tienen más agua para beber que la de las desaladoras, y si hay un vertido y se contamina el mar, a ver qué agua van a desalar’.

    Elección. En el lugar donde trabajan, hablo con dos mujeres jóvenes acerca la foto que comenté en la última página de este periódico el miércoles, en la que, fundamentalmente, se veía el enorme trasero de Kim Kardassian. ‘Nosotras también hemos elegido, por votación, al chico que tiene el culo más bonito de esta oficina’, me dicen.

    Tabú. Cuando yo era joven, las chicas nunca hablaban de los culos de los hombres. Parecía que no se fijaban en eso, o, si lo hacían, no solían comentarlo. Sin embargo, nosotros no parábamos de hablar de los de ellas. La igualdad ha llegado también para el tema del culillo.

    Fallecimiento. Se ha muerto la duquesa de Alba, la pobre mujer.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook