Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 13
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Pregunta. ¿Han visto ustedes a Rajoy por alguna parte?

    Planes tardíos. Una mujer mayor, por lo menos de setenta y cinco años, a su marido por la calle: ‘Como me toque la lotería de El Niño, no me vas a ver el pelo nunca más en la vida’.

    Ni siquiera carbón. ¿Les han traído algo los Reyes? A mí absolutamente nada. En mi casa, me engañan con algo al principio de la Navidad diciendo que me lo ha traído Papá Noel, que yo creo que no existe, - estoy casi seguro - y ya se acabaron los regalos hasta el año que viene.

    Las croquetas de la abuela. Estos días, hemos tenido algunas reuniones familiares más. Ustedes imagínense una mesa con diez niños, entre 13 y 2 años, en la cual está la comida puesta, entre otras cosas, una gran fuente de croquetas hechas en casa. Las prueban, y varios dicen: ‘están buenísimas’. De pronto uno de ellos, con la boca llena, grita: ‘¡tres hurras por las croquetas de la abuela! Hip, hip, ¡hurra, hip, hip……. Absolutamente genial.

    Cambios de opinión. En los periódicos nacionales se está creando una situación curiosa. Como todos sabemos, hay varios que se han dedicado a machacar al PSOE durante los últimos años, y a respaldar a tope al PP. Los columnistas siguen haciéndolo, dentro de lo poco que da la mata al ser los socialistas oposición ahora. Pero algunos de ellos han comenzado a criticar al Gobierno y sus medidas. Escriben tímidamente, pero, claro, les cuesta trabajo tragarse lo de la subida de impuestos siendo absolutamente contrarios a ese tipo de cosas, al ser todos liberales profundos. Leer a estos seres humanos ahora resulta chocante.

    Borrachera bondadosa. Una chica a otra en la puerta de una tienda: ‘Tía, me cogí un pedo buenísimo’.

    Haciendo cuentas. Un niño a otros dos en un jardín: ‘¿Cuántos días nos quedan para volver a la mierda del colegio?’

    Solidaridad. Estoy escribiendo esto en mi estudio, la mañana del viernes, día de Reyes. Acabo de bajar a tomar un café y he visto algo conmovedor. Uno de los mendigos del barrio, un africano joven, está pidiendo en su lugar habitual. A su lado hay una bolsa con un roscón de reyes que alguien le ha comprado. No se extrañen. A otro que pide un poco más allá, cada mañana un vecino le deja pagado el desayuno en un bar, y a un tercero mucha gente le trae ropa y cosas para un hijo que tiene. Este es un barrio muy solidario, quizás porque vive mucha gente sencilla.

    Buscándoselas. Me encuentro con un antiguo alumno y le pregunto cómo le va porque sé que ya hace tiempo que él y su mujer fueron despedidos del trabajo. ‘Mira: con los cuatrocientos cincuenta euros de mi mujer y los míos (ya se les acabó lo del paro y reciben la ayuda mínima) y lo que me saco haciendo chapuzas, que casi todos los meses llega a los seiscientos, sumamos unos mil quinientos y vamos tirando. Para los dos críos y para nosotros, tenemos, de momento, aunque con apuros’, me dice.

    Poca esperanza. En la cola de la administración de lotería, un hombre dice en voz alta: ‘Ya ves tú, ahora todos aquí con tanta ilusión, y, el viernes, a jodernos’.

    Estragos de las fiestas. En una tienda me voy a comprar un pantalón de rebajas. Pido mi talla habitual, me lo pruebo, todo va bien hasta que intento abotonarme la cintura. Es imposible. Pido una talla más con un cabreo encima de tres pares. ‘Esto lo arreglo yo en quince días’, pienso, pero, por si acaso no lo cumplo, me compro los de la talla superior.

    Golpe. El consejero Sotoca ha dicho que este año no va a poder sacar plazas a las oposiciones de profesores. Me imagino a los miles de personas que llevan años preparándolas decidiendo qué hacer con los temas: si guardarlos, tirarlos a la basura o seguir estudiando sin ninguna ilusión.

    ¡En enero! Un amigo llega al bar donde hemos quedado y le dice al camarero: ‘Dame un quinto bien frío que vengo acalorado’.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook