Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 09
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: No somos culpables

    No somos culpables. Le pregunto a un conocido: ‘¿Qué tal la Semana Santa?’, y esta es su respuesta: ‘Pues no sé qué decirte. Por un lado, bien, normal, pero, por el otro, es que no te dejan respirar con tanta mala noticia, cada día, en los medios de comunicación: que si esto está hecho un asco, que si España se va a hacer puñetas. Joder, que así no hay quien viva’. ‘Los medios solo recogen lo que dicen y hacen los políticos’, le digo yo.

     

    Poco conformes. Hay que ver cómo han corrido los del PP de aquí para tratar de justificar los presupuestos del PP de allá. Ahora que, por lo que yo he oído, solo han convencido a los que ya lo estaban, y no a todos, fíjate tú, que algunos de sus votantes habituales murcianos decían unas cosas que no voy a repetir aquí por no escarnecer.

     

    Suerte. ‘Lo bueno que tiene que esto de la miseria de los presupuestos llegue a Murcia en estos días es que la gente está ahora enjugascada con la Semana Santa, El Bando, El Entierro, los tambores, etc., y el personal se entera menos’, me dice uno de esos votantes.

     

    Un gran día. El martes fue un día de esos que se te hacen inolvidables, de los que luego recuerdas en la vejez sentado junto al fuego: el Mar Menor, un barco, unos pocos buenos amigos, algo que beber, algo bueno que comer, una conversación fluida, culta cuando debe, superficial y de carcajada cuando necesario, rodeados de la belleza de ese paisaje impagable que cambia de color y de textura según gira el viento y pasa de Mistral a Lebeche. Ya les digo, inolvidable.

     

    Cambios. Javier Bardem es el malo de la nueva película de James Bond y, para hacer este papel, se ha puesto una peluca rubia. ‘Es que yo soy tan buena persona que, para hacer de malo, me tengo que ver distinto en el espejo y por eso me cambio el pelo. Ya lo hice con la melenita en ‘No es país para viejos’, ha declarado.

     

    Libro guapo. Me han regalado un libro de arte que está hecho con un concepto muy interesante. Se trata de analizar qué se estaba haciendo en cada lugar del mundo en un momento determinado. Por ejemplo: en el 450 AC, ¿qué arte se hacía en Grecia, en China, en España, en Egipto, etc.? Es curioso que, mientras en unos lugares se roza el primitivismo más absoluto, en otros se había alcanzado un tremendo nivel de perfección en la representación artística. Lo bueno es que el libro tiene miles de reproducciones muy bien comentadas. No tengo aquí la referencia editorial. Otro día se la doy por si a alguien le interesa.

     

    Consultas. El problema de los libros de consulta es qué hacer con ellos ahora que todo está en Internet. Yo tengo cientos y hace años que apenas los toco porque, si tengo una duda, la resuelvo en la red. Bien es verdad que hay que tener cuidado con las informaciones que esta te da, porque a veces no son correctas o están manipuladas, pero, claro, es tan cómodo teclear algo y tener cientos de miles de respuestas a tu disposición. Lo único que sigo utilizando a diario es el diccionario, mi María Moliner de mi alma.

     

    No se escucha uno. Una chica, que está en una tienda de ropa, habla por el móvil. De pronto dice, ‘espera un momento’ y se va hacia la puerta materialmente gritando: ‘Es que no te oigo un pijo, tía, con el jaleo de la tienda’.

     

    Extraña situación. Veo en una calle lateral de Murcia, cerca de una iglesia, la siguiente escena: Un chico joven vestido de nazareno tiene las faldas absolutamente levantadas sobre el pecho. Por debajo se le ven las piernas y las medias con las ligas. Enfrente de él, una chica le está llenando de caramelos y regalos unas bolsas que lleva debajo de las faldas. La verdad es que era una escena inocente, pero llamativa.

     

    El sino. Un hombre a otro en un bar: ‘’A los murcianos siempre nos toca bailar con la más fea’.


     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook