Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 18
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Llegó el momento

    Llegó el momento. Se inauguró mi exposición antológica. Estuvo muy bien. Yo, feliz entre la familia y los amigos. Había autoridades, pero muchos también amigos. Casi ochenta cuadros colgados y un catálogo guapísimo. Toda una vida. A ver, si dentro de veinte años, me hacen otra.

    Gracias. Los medios de comunicación han sido muy generosos conmigo y con mi pintura. Ha llegado un momento en el que me da apuro ya aparecer por todas partes, pero les estoy muy agradecido.

    ‘El de’. Llega una amiga al Museo de Bellas Artes en un taxi. El conductor, mientras le cobra, le dice: ‘Hoy expone aquí el de LA OPINIÓN. Quiero yo venir a ver los cuadros’.

    Pecadores. Buena parte de los asistentes al acto, acabó en un bar cercano tomando cerveza. Después me uní yo, y, cuando llegué, no quedaba ni un quinto que llevarse a los labios. Habían  terminado con las existencias. A mí me gustaría que mis amigos fuesen de otra manera, pero son así, no lo pueden evitar, y yo he intentado llevarlos por el buen camino, pero no lo he conseguido y ya los he dejado por imposible.

    Hay un problema. Una mujer a otra en la calle: ‘He visto un traje monísimo en un escaparate. Si tuviera los ochenta euros que cuesta, me lo compraba ahora mismo’.

    Español de antes. Un magistrado ha dicho que una inmigrante que declaró ante él ‘hablaba un castellano muy musical’ y este hecho ha merecido salir en la prensa. Para los que hemos tratado a inmigrantes americanos, sobre todo a los bolivianos, no es ninguna sorpresa. A menudo reconoces en su forma de hablar giros y frases que has leído en los clásicos castellanos y que nosotros ya no utilizamos. Resulta un placer enorme escucharlos. Una amiga de allí se llama Ximena y así lo leías en su pasaporte, aunque nosotros la llamábamos Jimena. Igual que la de El Cid.

    Con corbata, pero con hambre. Veo a un ejecutivo (quiero decir a un hombre con traje, corbata y cartera de mano) por la calle. Va comiéndose un pastel de carne.

    Por fin estudiando. Ella es una mujer de setenta y tantos. Fue al colegio, pero pronto lo dejó para ponerse a trabajar y ayudar en su casa como hacían la mayor parte de jóvenes en aquella época. Se casó muy joven, tuvo seis hijos y ha dedicado su vida a su familia con dedicación total. Hace poco se quedó viuda. Con sus hijos casados o independientes, está asistiendo a los cursos para mayores de la universidad. Y lo está disfrutando. Bien sabe Dios que lo está disfrutando. Así me lo contó.

    Accidente en el gimnasio. Un chico joven habla por el móvil: ‘Tío, me he jodido un muslo con las pesas’.

    Estaba ausente. Estoy en la terraza de un bar con unos amigos. En la mesa de al lado hay tres hombres. Escucho un pequeño retazo de lo que dice uno de ellos: ‘Ya ves, ella llamándome sin parar, y yo llevaba ya dos días sin salir del puticlub’.

    Horror. El otro día me preguntaron qué hecho me preocupaba más de la crisis que estamos viviendo y respondí que los 96.000 desahucios que se llevan ejecutados. Qué horror debe ser que te echen de tu casa, que pierdas el techo bajo el que vives y pases a ser alguien sin un lugar al que llegar, sin un sitio tuyo para tu gente y tus cosas. Y cómo es posible que a ningún político se le haya ocurrido una solución para ese espanto, algo que obligara a los bancos a aceptar cualquier sistema de pago que evitara echar a unas personas de su hogar porque han perdido su trabajo.

    Tendrá que darse prisa. El presidente Valcárcel bautizó a su primer nieto el jueves. A diez bautizos como ese he asistido yo. A ver si me pilla.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook