Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 09
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Gracioso

    Gracioso. Un hombre, en un bar, a sus compañeros de desayuno: ‘Con estos cambios de horario, los gallos andan locos. No saben a qué hora cantar’.

    Buena opinión. Ramón Luís Valcárcel ya no es presidente de la Región de Murcia. En lo personal, ha sido siempre una persona amable conmigo y le tengo que agradecer varias cosas: inaugurar algunas de mis exposiciones, presentar mi libro ‘Con dos sentidos’, y, sobre todo, que su Gobierno me nombrara miembro del Consejo Social de la UPCT. Y todo esto se ha producido aún sabiendo que he escrito y sigo escribiendo fuertes críticas a la gestión del Partido Popular. Creo que una de sus virtudes ha sido esa: saber separar lo personal de lo político. Por lo menos, así lo he percibido siempre.

    No todos son iguales. Pongamos un ejemplo. Hace un tiempo, yo participaba en una tertulia, temprano por las mañanas, en una emisora de radio. Éramos tres personas, dos muy cercanos al PP y un servidor, que ejercía de crítico absoluto, tratando de echarle sentido del humor, pero poniéndome bastante borde. Un día, coincidí con Valcárcel en un acto. Se me acercó y me dijo: ‘Todas las mañanas, te escucho cuando me estoy afeitando’. Yo le hablé algo cortado porque a menudo decía algunas barbaridades: ‘A veces me paso, ¿no?’, le pregunté. ‘Qué va.

    Tú dices las cosas de una manera que no ofendes. Además, me río un rato, y eso te lo agradezco’. (Para que vean que no todo el mundo político es igual, ese curso estuve en la tertulia, pero, al año siguiente, no me llamaron. Mucho tiempo después me enteré de que un cargo de segunda fila del gobierno del PP había hablado con el responsable de la emisora y había dicho que mejor que yo no estuviera. Y se acabó).

    Frase acertada. Charlo sobre el tema con una vecina, una señora mayor, votante del PP y fan de Valcárcel, que llega a esta conclusión: ‘Yo no hubiera dejado la presidencia antes que aparecieran las listas de las europeas con él en un puesto de salida. A ver si lo han engañado y ahora va a perder el pan y el perro’.

    De un lado para otro. En una semana, he hecho no sé cuántos kilómetros con el coche. He ido a Albacete, a Cartagena tres veces, a Los Urrutias, a Hellín dos veces, viajando desde Murcia, claro. Menos mal que la gasolina está barata.

    Atractivo programa. El próximo día 10, en el Auditorio Víctor Villegas, hay un concierto homenaje a Paco de Lucía que no me quiero perder. Dirige la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia César Álvarez, del que tengo excelentes referencias, y toca Carlos Piñana una suite para guitarra y orquesta, compuesta por él, y que ya ha estrenado con otras orquestas en varios países. Puede ser una gran tarde de música.

    Cambio de panorama. El jueves, a la hora de comer, pongo la tele y hago un zapping mientras comienzan las noticias, que es lo que vemos siempre a esta hora. En un canal francés me encuentro que están tocando la Novena Sinfonía de Beethoven. La dejo y nos comemos la ensaladilla rusa y el filete a la plancha escuchando esa música maravillosa. Entonces me doy cuenta de que no echo en falta en absoluto enterarme de lo que ha pasado en el mundo esa mañana. Y me sienta mucho mejor la comida.

     Horrible ejemplo. Oigo en una emisora de radio a Esperanza Aguirre tratando de justificar el numerito que montó con los guardias que la multaron en Madrid. Siento vergüenza ajena. Por más que lo intenta disimular, le sale la vena ‘cómo me pueden hacer eso a mí dos guardias de mierda’. Y dicen que quiere ser alcaldesa de Madrid. Si no respeta ella a los policías, ¿quién los va a respetar?

    Está decidida. Una chica joven habla por el móvil en la calle: ‘Mira, si hace frío me da igual. Yo a esa boda voy con un vestido palabra de honor caiga quién caiga. ¡Aunque se me hielen las tetas!’

    Buena elección. A estas alturas –escribo esto el viernes – dos de los nombres que se barajan para posibles nuevos consejeros me parecen muy acertados: el de una mujer, de la que tengo una opinión inmejorable a nivel de valores humanos, y el de un hombre que está perfectamente preparado para el puesto del que se habla para él. Si son esos los que van, felicitaré a Alberto Garre por su elección.

    Malas perspectivas. Veo a un alto cargo del gobierno de Valcárcel. Le pregunto cómo va lo suyo, que si se quedará o se irá. ‘No sé’, me dice con tristeza. ‘Creo que lo tengo muy jodido, Enrique’.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook