Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 25
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: ETA

     ETA. Con respecto a lo de ETA, no sé cómo se sentirán ustedes. Yo tengo una especie de nudo en el estómago producido por lo que he releído en los periódicos estos días sobre su macabra historia. No lo puedo evitar, pesan en mi ánimo más los recuerdos que me traen esos asesinatos que la alegría por el cese de la violencia. Tengan en cuenta que he vivido esas tragedias desde su comienzo, hace cincuenta años, e incluso las he tenido cerca, como cuando pusieron la bomba en el cuartel de la Guardia Civil de Cartagena. Apenas media hora después, yo estaba allí viendo a la gente ensangrentada, con las caras demudadas, rodeados de ruinas; y eran caras conocidas, incluso amigas. Si esto es el final, bienvenido sea, pero ha sido un horror que vivir.

     

    Vascos. Siento mucha alegría por mis amigos vascos que viven en esta Región, por sus estupendas familias, gente buena donde las haya, porque sus vidas han mejorado sensiblemente. Cada vez que había un atentado, los veía llamando a Bilbao, a San Sebastián, para ver cómo estaban los suyos. Ellos sí que saben lo que esto significa.

     

    Disueltos. A las ocho de la tarde, una mujer, desde la calle, a otra que está en el balcón de un primer piso: ‘Juani, ¿Has oío’ la radio? ¡Que ETA sa’ disolvío!’’.

     

    Único buen negocio. El martes voy por la calle dando un paseo pensando qué escribir para mi artículo (lo hago a menudo). Miro las tiendas y observo que están todas vacías, que no hay clientes por ningún lado. De pronto veo un establecimiento que tiene una cola que casi llega a la puerta. Es una lotería y la gente espera su turno delante de la ventanilla.

     

    Peticiones disparatadas. ¿Han visto ustedes lo que piden los empresarios para los despidos de trabajadores? Es absolutamente indignante.

     

    Y seguirá pasando. Sigo con la tarea de recopilar mis cuadros para la exposición retrospectiva que me van a hacer en el Museo de Bellas Artes, de Murcia. Esta siendo toda una experiencia, a veces, hasta emocionante. El otro día vi un cuadro que pinté en 1975. Lo compró un  señor en una exposición, él ya falleció y lo heredó su hija, que ya no lo tiene porque, al casarse un hijo suyo, quiso llevárselo a su nueva casa y ella se lo dio. Ya ha pasado por tres generaciones. Es lo que tiene esto de la pintura, que se queda ahí, para siempre. ¿A que mola?

     

    Ojo con lo que haces. Un chico hablando por el móvil: ‘No la llames, no quedes con ella, tío, que eso te compromete’.

     

    Combinación extraña. Comienza el desconcierto de la gente a la hora de vestirse. Por la mañana, fresco, a mediodía, calor, por la noche fresco otra vez. El otro día iba por la calle un chico con una cazadora de cuero y un bañador a la rodilla. Era chocante.

     

    Más vale. Me tomo una cerveza a mediodía con unos amigos y alguien comienza a pedir tapas que están buenísimas. Uno de ellos dice: ‘Veremos a ver cómo se pone mi mujer cuando llegue a casa y le diga que no como porque he estado con vosotros tomando cosas’. Otro le responde: ‘Más vale comer dos veces que dar explicaciones’.

     

    Agricultura. He plantado algunas verduras en mi pequeño huerto. Poca cosa: cebollas, acelgas, coliflores, brócoli y alcachofas, pero media docena de plantas de cada una. Lo cierto es que tu vida tiene otro sentido cuando cuidas un huerto. Cada día lo miras, lo riegas, lo abonas, cuentas las hojas nuevas que ha echado una mata y es muy agradable.

     

    Extraña sintaxis. El viernes, un vecino me dice: ‘Me parece que este año se le ha olvidado llover’.

     

    Nunca es tarde. Una mujer de 71 años me dice: ‘Estoy yendo a la universidad, a los cursos de mayores, y me lo estoy pasando estupendamente’.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook