Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 13
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Es una forma de hablar

    Es una forma de hablar. Una señora mayor va por la calle. De una tienda sale una joven con una niña de unos cuatro años que le dice al ver a la mayor: ‘Mira, Sara, la abuela’. La niña corre hacia ella, y esta, abriendo los brazos, le grita con una sonrisa de oreja a oreja: ‘¡Ven aquí, chocho mío!.

    Preparando. Estoy procediendo estos días a preparar la tierra para plantar cosas. Esta vez la experiencia me dice que debo poner poca cantidad de cada hortaliza porque, el año pasado, cuando empezaron a madurar todas las coliflores a la vez no sabía qué hacer con tanta coliflor. Porque, además, no a todo el mundo le gustan y es difícil hasta regalarlas.

    Gasto excesivo. Un profesor me cuenta que una de sus alumnas ha tenido que abandonar el ciclo superior que estaba estudiando –comenzaba segundo curso – porque su familia no puede pagarle los diez euros diarios que le cuesta el autobús desde Alcantarilla a Murcia y no ha conseguido ninguna ayuda oficial. (Si a alguien de los responsables de becas y ayudas no le da vergüenza leer esto es porque realmente no tiene).

    A régimen. Una señora en un bar: ‘Ponme media integral de aceite y un té’.

    Él no. En un bar, un grupo de hombres habla de fútbol. Uno dice: ‘Y el Ronaldo, que está triste, el muchacho’. Otro responde: ‘Si yo ganara lo que él gana y me estuviera tirando a la tía esa que va con él, estaría muy poco triste’.

    Horror. Leo – no lo vi, gracias a Dios -, que el hijo mayor de la parricida de Santomera estuvo en uno de esos malditos programas de televisión donde sacan a los desgraciados para que muestren sus angustias al público que quiera verlas. No se lo van a creer ustedes, pero han pasado diez años y todavía me estremezco al recordar aquel horrible suceso. Asistí al juicio de la asesina para escribir aquí unas crónicas que me encargaron y cada uno de los cinco días que duró aquello volví a mi casa destrozado anímicamente tras haber escuchar lo que allí se dijo, y ver la actitud de la mujer. Y no he podido olvidar aquella experiencia

    Pérdida reparable. (Es cierto que estoy más delgado, entre otras razones, porque he dejado de beber cerveza o cualquier otro alcohol). Voy por una calle y oigo tras de mí la voz de un amigo que me dice: ‘Coño, Enrique, se te ha perdido el culo’.

    Exceso. Veo un matrimonio joven por la calle. Obviamente, van de boda por como anda ella de  enjaezada: vestido plata hasta los pies, diversos modelos de joyas familiares colgándole de varios lugares de su cuerpo, sucesivas manos de pintura sobre el rostro y pelo grifado hasta la pesadilla en Elm Street, zapatos parecidos a zancos pero más altos. Yo creo que hay quien se pasa en el adobo para asistir a estos fastos.

    Acariciando al gatito. Leo en un periódico que Merkel vino a pasarle la mano por el lomo a Rajoy.

     Divisiones internas. Me entero por la prensa que los socialistas murcianos están ya divididos en tres tendencias. ¿Recuerdan ustedes aquello de los ‘colladistas’, los ‘jumistas’ y los ‘enanos’? Pues más o menos lo mismo. Aquí es que no escarmienta nadie, oiga.

    Problemas de lenguaje. Una mujer en una tienda de chinos: ‘Oye, ¿tienes alicates de esos que llevan una cosa para que no dé la corriente?’ El propietario la mira y dice: ‘¿Cómol?’

    Comen y beben. Son las diez de la noche del jueves. Paso por las plazas de las Flores y Santa Catalina de Murcia ciudad. Todas la mesas de todas las terrazas de todos los bares están absolutamente ocupadas y hay gente que espera de pie a que quede algo libre. No se nota la crisis para nada. ¿Cuál será la respuesta a este enigma?
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook