Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 24
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: El delegado del gobierno rico

     El delegado del Gobierno rico. En una plaza de Murcia, un matrimonio mira los carteles, que hay en varios locales, en los que puede leerse ‘Bascuñana vende’, ‘Bascuñana alquila’. El hombre le dice a la mujer: ‘Mira, Josefa, la cantidad de pisos que tiene por toda Murcia el delegado del Gobierno, para que veas que con la política se gana dinero’. Una militante del PP, que pasa por allí en se momento, se dirige a ellos: ‘Perdonen ustedes que me meta en su conversación, pero ese ‘Bascuñana’ es una inmobiliaria que no tiene nada que ver con el delegado del Gobierno’. Los otros la miran con desconfianza y se van. 

     

    Sin agua corriente. Un hombre joven a otro, en la puerta de una caja de ahorros: ‘Vengo a ver si me adelantan la devolución de la declaración de la renta. Es que estoy seco, tío’.

     

    Cultura de verdad. En el MUBAM y en el LAB de Murcia pueden escuchar un proyecto realmente especial. Un profesor de Música del instituto Floridablanca, Juan Jesús Yelo Cano, llevo a sus alumnos de 2º de la ESO al museo y los invitó a que escogieran un cuadro y crearan los sonidos que componían su paisaje sonoro. Cada chico o chica elaboró una pequeña pieza que describía los sonidos que él veía o sentía en la figuración del cuadro, o en su abstracción, pues también han trabajado con pintura conceptual. Puedo asegurarles y les aseguro que el resultado es un trabajo realmente espectacular, pero, sobre todo, es un ejemplo de motivación, de cómo acercar a los alumnos al mundo de la Cultura con inteligencia.

     

    Dedicación. Luego habrá quien diga que los profesores curran poco. ¿Cuántas horas fuera de su aula habrá tenido que echarle el profesor de Música a este proyecto? Y también hay quien dice que los alumnos pasan de todo: pues bien, yo escuché un montón de paisajes sonoros de los cuadros y estaban llenos de hallazgos expresivos; quiero decir que ellos también tuvieron que pensar y buscar cómo ambientar un cuadro de Pedro de Orrente, o de Garay, por ejemplo. 

     

    Que salga. Un hombre en un bar: ‘Nene, ponme otra caña y que salga el sol por Antequera’.

     

    Solo tiene eso. Hay un árabe, que vive en la calle, al que de vez en cuando ayudo, aunque quizás no debería, porque se lo gasta todo en cartones de vino y está físicamente muy deteriorado. El otro día me vio, se acercó y me pidió. Le di algo. Entonces él me dijo: ‘dame un cigarro, amigo’. ‘Ahora no fumo’, le respondí, y él, con ese aspecto horrible, casi sin dientes, con voz aguardentosa y en un español horrible me dijo: ‘Me alegro mucho que no fumes. Tabaco malo para salud. Mucho malo para mí también’ y, haciendo una pausa, añadió: ‘Pero yo no tengo nada más’.  Conmovedor, ¿eh?

     

    A tope. El otro día oí a un tertuliano de esos muy facha, muy facha, muy facha, decir algo con lo que estoy de acuerdo. Hablaban de los recortes del Gobierno y este hombre comentó: ‘lo que tiene que hacer Rajoy es dejar de pegarnos ‘pellizcos de monja’ todos los días, quitando cada vez un poco de algo: que si las tasas universitarias, que si lo de las recetas de los pensionistas, que si esto y que si lo otro. Hay que entrar a saco de una vez, cargarse todo lo que sea para conseguir el déficit previsto, sin ninguna piedad, a tope, y, hala, que cada uno se arregle como pueda. Para eso le hemos dado los votos la mayoría’. (Quiero decir que estoy de acuerdo con que se acabe esto de que cada día nos quiten algo).

     

    Duda. Una chica hablando por el móvil: ‘Pero, ¿follésteis?’ (Lo dijo así, no me he equivocado yo. Lo que no sé es si este verbo significa algo distinto al otro).

     

    Receta larga. Hice albóndigas de bacalao e invité a cenar a unos amigos estupendos. Lo pasamos de cine. El amigo me pidió la receta, para que se la diera allí mismo, en la mesa, como si eso fuera posible. Hacer unas buenas albóndigas de bacalao en salsa se lleva horas y horas, casi semanas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook