Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Coincidiendo

    Coincidiendo. ¿Verdad que ustedes no quieren que hablemos aquí de Cataluña, de Bárcenas, de los ERES de Andalucía, etc.? Pues yo tampoco.

    Indios. Todos los españoles que no saben inglés tuvieron una ventaja enorme el otro día cuando el asunto de las Olimpiadas. Para los que sí sabemos, fue tal vergüenza escuchar a algunos de los representantes de España expresarse como lo hicieron que no sabíamos si reírnos o llorar. La frase que dijo el presidente del COE: ‘no listen the ask’, es de antología. Para que se hagan una idea, lo que debía decir es, por ejemplo: ‘I can’t hear the question’. Su expresión es totalmente como la de los indios en las películas del oeste: ‘No escuchar la preguntar’. Es que es para morirse.

    Relajante. Supongo que les habrán llegado por Internet la misma multitud de cachondeos que he recibido yo sobre discurso de Ana Botella. Aunque es una guarrada, les voy a poner la que me ha hecho más gracia: ‘And, In Madrid, you can have a relaxing mamada at the Casa the Campo for 20 euros’.

    Crítica. Una mujer a otra en la calle: ‘Ay, la Botella. Estuvo para matarla. Con esos brazos y esa cara. Y eso que yo no entendí una palabra. Bueno, lo del café con leche sí’.

    Inadaptado. Ya estoy en Murcia, con mi vida normal, el estudio y todo eso. Los primeros días fueron terribles. De toda mi vida, es la vez que peor me he tomado la vuelta de vacaciones. Estaba de una mala uva total, absolutamente insoportable. Las personas que me rodean me decían: ‘¿Pero qué te pasa?’ Y yo ahí, reconcomiéndome. Ya estoy bien, pero me ha costado mi trabajo adaptarme.

    Sin complejo de culpa. Una mujer a otras dos en una terraza: ‘He cogido cuatro kilos este verano, pero no me arrepiento’.

    Incierto futuro. Dos hombres hablan en un bar: ‘Los libros de los chiquillos me han costado casi mil euros. Y todavía me faltan los chándals y los tenis para la Educación Física. No sé qué va a ser de mí.’

    Impresionante. Tuve la desgracia de pasar por la calle donde se quemó a lo bonzo ese hombre justo cuando lo estaban subiendo a la UVI móvil para llevarlo al hospital. Fue horrible. Los olores. La conmoción de la gente que había tratado de apagar el fuego. Espantoso, oiga.

    Un respiro. Vi la entrevista que le hicieron en la 6ª a Arantza Quiroga, la presidenta del Partido Popular en el País Vasco. Me gustó esa mujer. Hacía tiempo, mucho tiempo, que no veía a un hombre o a una mujer de la política que realmente me pareciera bien lo que decía y cómo lo decía.

    Reconversión. (Es sorprendente la profundidad que la gente corriente puede llegar a tener con lo que dice en cualquier lugar) En un bar, varios hombres están hablando de política con críticas feroces. Uno de ellos dice: ‘¿Sabéis lo que ellos quieren? Que todos los españoles nos convirtamos en ‘Barcenillos’, en discípulos de Bárcenas’.

    Como tantos otros. Hablo con un amigo y le pregunto por sus hijos: ‘Ahí, están, en  mi casa. El mayor acabó la carrera pero no ha conseguido nada de trabajo, de momento. Ahora está intentando desarrollar una idea que se la ocurrido porque es un gran emprendedor, pero necesita financiación. Mi hija también acabó pero está haciendo otra carrera. Allí los tengo, con 27 y veintiséis años. Esperando a ver si escampa’.

    Atracción definitiva. Cerca de mí, hablan unos hombres de fútbol. Sale el tema de Casillas y si se irá de España o se quedará por aquí. Uno de ellos dice: ‘Ese hará lo que diga Sara Carbonero. Si ella decide quedarse, se quedará, y si quiere irse se irá’. Otro añade: ‘Es verdad. Tiran más dos tetas que dos carretas’.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook