Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 14
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: Atropello

    Atropello. Me escribe un lector absolutamente indignado pidiéndome que publique aquí este sucedido: Iba con su mujer, de más de 60 años, por la calle Platería de Murcia cuando un chaval en un monopatín la arroyó, cayendo al suelo y sufriendo varias lesiones, leves, pero con sangre en distintas erosiones de su cuerpo. Se queja amargamente del lío que se produce en esta ciudad con los ciclistas, patinadores, etc. campando por calles y plazas, circulando por las aceras, etc., y culpa al ayuntamiento por hacer todo tipo de celebraciones y motivaciones ecológicas sin crear un carril bici por la ciudad y suficientes espacios acotados para que los patinadores puedan practicar su afición. Y pide que persigan a los que van poniendo en peligro a los viandantes. Aquí queda dicho, pero estoy seguro de que ellos ya conocen este grave problema. Y ahí siguen: el problema y ellos.

    Olvido. Una mujer mayor a su marido, por la calle: ‘Ay, Paco, ¡me parece que no he apagado el fuego de la cocina’!.

    Asesinatos en el instituto. Van dos chicos por una plaza. Uno de ellos dice: ‘Tú no sabes la matanza a deberes que nos hacen los profesores en 1º de bachiller’.

    A su bola. Vuelvo a insistir en esto porque me parece que va a más cada día, pero que a mucho más: Montones de personas, jóvenes y no tan jóvenes, van usando el móvil a la vez que conducen por la ciudad. Hablan, teclean, revisan los mensajes, mandan tuits. Es increíble.

    Sin manos. Voy por una carretera secundaria. Delante de mí, en una bicicleta circula un chaval joven. Va pedaleando sin poner las manos en el manillar porque las está usando para teclear en el móvil. Su circulación es muy inestable, va haciendo eses. Le toco el claxon, se aparta un poco sin dejar de teclear. Lo miro al pasar, y él me mira a mí con desprecio, haciendo un gesto como si dijera: ‘¿qué pasa, imbécil?’.

    Problema generalizado. Un amigo, con alegría, me dice: ‘He bajado dos kilos en una semana. Y los dos de aquí’, y se señala la barriguilla.


    Peli estupenda. Una recomendación: Vayan ustedes a ver la película Gravity en 3D. Me gustó muchísimo. Un crítico muy exigente dijo de ella que parecía que lo del 3D se había inventado para hacer esta película. Y es verdad. Las imágenes son fascinantes y hasta Sandra Bullock, que no es santo de mi devoción, funciona muy bien a pesar de que el botox y las operaciones le han dejado la cara irreconocible. Merece mucho la pena ir a verla.

    Con los días contados. Qué desastre lo de la nueva ley de Educación. El PP la pone en marcha sabiendo que todos los otros partidos han dicho que, en cuanto cambie la relación de poder actual, la van a derogar. ¿Y los alumnos?, ¿y los profesores? ¿Le importa a alguien el desconcierto que va a suponerles comenzar a aplicar esa ley sabiendo que tiene su final cantado en un espacio de tiempo, seguramente, no muy largo? ¿Cuándo van a entender estos políticos nuestros que la Educación debe ser lo menos cargada de ideología posible?

    Apagando incendios. (No sé si sabré transcribirlo, pero a mí me pareció genial) En la calle, dos mujeres con carros de la compra hablan. Una de ellas, muy excitada, dice: ‘¡Las gallinas, fíjate tú, las gallinas, son unas santas comparadas con la ex de mi hijo!’ ‘Y, ¿con quién está ahora la tia?’, pregunta la otra, y siguen la conversación: ‘¡Con un bombero!, hija mía, ¡con un bombero! Uno de esos que tiene el cuerpo lleno de bultos’. ‘¿De bultos?’. ‘Sí, de músculos, que está el tío supercuadrado, y mi hijo ahí, con una depresión que no levanta cabeza, y….’ (Ya no pude escuchar más).

    Embustero. Resulta chocante que hasta los empresarios hayan dicho que los salarios han bajado y que van a bajar más, desmintiendo lo que dijo el ministro de Hacienda. Hasta ellos afirman que lo que dijo Montoro no es verdad. Es para reírse, si no fuera para llorar.
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook