Blog 
El Blog de Enrique Nieto
RSS - Blog de Enrique Nieto

El autor

Blog El Blog de Enrique Nieto - Enrique Nieto

Enrique Nieto


Archivo

  • 17
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apuntes del Natural: A la palmera

    A la palmera. Ante los problemas de cobertura en los pueblos de las orillas del Mar Menor, la gente ha generado una serie de actitudes, posiciones y tonos de voz que hagan posible la comunicación por teléfono. Aquí, en Los Urrutias, los que nos llaman a los de la zona donde yo vivo, cuando dejan de escucharnos en medio de la conversación, suelen gritar: ‘¡vete a la palmera, que no te oigo!’ Por lo visto, se ha descubierto que debajo de una de las palmeras del no-paseo marítimo, se puede hablar mucho y hay que gritar mucho menos.

    Aclaración. Digo ‘no-paseo marítimo’ porque en el pueblo no hay. Hay un camino de tierra. Es muy auténtico, aunque un poco asqueroso.

    Intimidades. Una mujer habla por el móvil, en la calle, a gritos, lejos de la palmera: ‘¡¿Pero ha sido de cesárea, o por lo suyo?!’

    Convivencia pacífica. Han vuelto las medusas, pero, mira, hemos aprendido a convivir con ellas. Tú te metes en el agua y buscas un espacio donde haya pocas, te agachas y te quedas quieto, y, cuando ves venir alguna, te apartas; que viene otra, pues te vas para otro lado. Si estamos varios, nos avisamos unos a otros: ‘¡que va para allá una muy gorda!’, ‘¡Cuidado con la de tu derecha!’ En fin, qué le vamos a hacer. Además, yo creo que los encargados de las redes de contención han pensado que, para los pocos que quedamos en las playas, que nos vayan dando. Aunque no somos tan pocos. Y votamos todos.

    No puede. Hablo con un amigo del Partido Popular. Analizamos los últimos acontecimientos, los recortes, lo de Bárcenas, etc., y al final me dice: ‘Yo los votaré. No puedo tirar piedras sobre mi propio tejado’.

    He aquí el resultado de darle. Un hombre, que lleva a un bebé en un carrito, está hablando con otro en la calle: ‘Yo no estaba decidido todavía a tener críos, pero mi mujer me dijo: ‘Tú dale; sigue, sigue’. Y salió esto’.

    Celos. Si hubiera sido Valérie Trierweiler, la compañera del presidente francés Hollande, la que le hubiera puesto los cuernos a él con un hombre joven, ¿Habría escrito un libro Hollande diciendo que ella, cuando habla de los pobres, los llama ‘los desdentados’, y otro montón de cosas de índole privado que ha escrito ella sobre él, y que lo perjudican absolutamente a nivel personal y político, para vengarse de la cornamenta?

    La rodilla. Estoy escribiendo en la calle, como siempre, en la puerta de mi casa. Ya se han parado cuatro personas al pasar para preguntarme por la rodilla. ‘Me hicieron la resonancia el lunes. Estoy esperando el informe’, les digo. ‘Y, ahora, a ver si me dan cita con un traumatólogo’, añado. ‘¿Cuánto tiempo llevas liado con esto?, me dicen. ‘Desde marzo’, respondo.

    Inversión económica. Una mujer, en la calle, a otras: ‘En un puesto en el mercado vendían chales a un euro. ¡Me he comprado diez! De todos los colores para combinarlos con todo.’

    Ojo al tipo. Cuando vayan a un banco a pedir un crédito y les digan el tipo de interés que le van a cobrar, recuerden que el dinero les cuesta a los bancos al 0.05% en el Banco Central Europeo.

    Evaluación. Se ha publicado que los profesores de esta Región van a ser examinados en su trabajo, se les va a valorar y se les va a dar notas. Ya no estoy en activo, pero he sido profesor un montón de años, y, la verdad, me hubiera importado un pimiento tener un inspector sentado en una silla en mi aula desde que comenzara a trabajar hasta que acabase, todos los días, allí puesto el inspector. Siempre he currado a tope en mis clases, y ahí están mis alumnos para decirlo. Y, como yo, tantos. Así que, si hay alguno que no cumple, pues que se sepa. Pero ahora a ver cómo hacen esas evaluaciones. Que esa es la otra, la importante.

    Fuera de sí, las moscas. Una mujer sentada en la puerta de su casa se da un manotón en un brazo y dice: ‘¡Coño con las moscas! Están desaforás’’.



     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook