Blog 
Desde mi picoesquina, blog de Diego Jiménez
RSS - Blog de Diego Jiménez García

El autor

Blog Desde mi picoesquina, blog de Diego Jiménez - Diego Jiménez García

Diego Jiménez García

-Columnista de La Opinión de Murcia. Profesor de Historia jubilado. Interesado en temas sociales. Aficionado al senderismo y al contacto con la Naturaleza.

Sobre este blog de Sociedad

Blog de temática social y ciudadana.


Archivo

  • 22
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS GEÓLOGOS NOS ADVIERTEN

    http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2013/05/21/geologos-advierten/470667.html?fb_action_ids=582751961737965&fb_action_types=og.recommends&fb_source=aggregation&fb_aggregation_id=288381481237582

    Hace dos años, unos días después del terremoto de Lorca, aún impresionado por ese luctuoso hecho, escribía en mi columna de La Opinión: ¿Cómo es posible que en nuestra Región, en la que, según el mapa de peligrosidad sísmica del Instituto Geográfico Nacional, los niveles de riesgo se sitúan entre VII y VIII –es decir, los máximos-, nadie haya abordado la necesidad de poner en marcha programas de educación cívica destinados a saber defenderse ante tales catástrofes?” […] ¿A quién o quiénes compete no sólo la aplicación de la normativa antisísmica en las nuevas edificaciones sino la revisión de los edificios más antiguos, de 20, 30, 40 años, y más, de antigüedad? ¿Cómo es posible que […] los edificios antiguos no estén sujetos a inspecciones periódicas y gratuitas con cierta periodicidad también?”. Pues miren por dónde mi voz inexperta en estos temas coincidía entonces con las apreciaciones que, hace unos días, exponía ante los medios de comunicación el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos. Esas voces expertas advertían de la necesidad de abordar no sólo programas de autoprotección, sino, con carácter preventivo, revisar la obsoleta normativa antisísmica, que se remonta a 2002.

    Y tiene que ver también esta noticia con la reciente constitución en Calasparra de la Plataforma Ciudadana “Cuenca del Segura libre de fracking”. El pasado día 10 asistí a ese acto, en una Casa de la Cultura abarrotada de público expectante por saber qué se juega la Región con las recientes autorizaciones administrativas para iniciar los sondeos tendentes a la extracción de hidrocarburos en el subsuelo de la  Cuenca  del Segura. Muchos municipios del norte de esta Región van a ser afectados (sobre el mapa, puede verse que el proyecto de sondeos Aries II afecta a los municipios de Jumilla y Yecla, mientras que Leo y Escorpio se centran en tierras de Cieza, Calasparra y Moratalla). También en el sur de la vecina provincia de Albacete están previstos sondeos (Aries I y otros).
    Cuando la propia Unión Europea pone en duda la viabilidad de realizar ese tipo de prácticas, por la evidente repercusión sobre el medio ambiente, y cuando la propia Ley de Aguas de nuestro país prohíbe expresamente la inyección de todo tipo de contaminantes en el terreno, en nuestra Región las citadas concesiones administrativas van a hacer posible iniciar unos sondeos que países como EEUU han abandonado por inviables económicamente y por sus efectos medioambientales. Entre los casos claramente demostrados en ese país se citan: el uso de aditivos químicos en los pozos; la contaminación de acuíferos por gases ascendentes, y la presencia de sustancias radioactivas (radón) en los sótanos de las viviendas en una cantidad que duplica los límites normales.
    El ‘fracking’ (término en inglés que alude a la práctica de la fractura de rocas subterráneas para la extracción de hidrocarburos) consiste en perforar un pozo verticalmente unos cientos o miles de metros hasta llegar a la capa de roca de la que pretende extraer el gas. Una vez en dicha capa, se procede a perforación horizontal, uso de explosivos para romper la roca e inyección de una mezcla de agua, arena y decenas de productos químicos muy tóxicos. Después se recoge un porcentaje variable de esta mezcla y se extrae el gas que se libera de la roca.
    En nuestra Región, además, al riesgo de contaminación de los acuíferos que tales sondeos pueden producir –hecho que fue expuesto muy claramente en el acto de Calasparra antes citado por el hidrogeólogo Francisco Turrión-, se suma el más que probable impacto de tales prácticas extractivas sobre las zonas de fractura de la corteza terrestre existentes en esas zonas (fallas de Calasparra y, sobre todo, la de Socovos, que, desde Cieza se extiende unos 80 km. hacia el sur de Albacete), con el peligro de que sobrevengan terremotos.
    El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos nos advertía del riesgo de que en la Región pueda producirse un movimiento sísmico de hasta 7 grados en la Escala de Richter. Vivimos literalmente sobre un territorio plagado de zonas de fractura. A las fallas arriba citadas hay que sumar, en el sur de nuestra Región, la de San Miguel, muy cerca de Murcia-capital, y que se extiende desde la Costera Sur hacia el sur de la costa alicantina, y sobre todo la Falla de Alhama, responsable de los terremotos de Lorca.
    Los geólogos cumplen con su papel al sugerir que debemos dotarnos de autoprotección ante fenómenos impredecibles de la Naturaleza. Tras el seísmo de Lorca, elaboraron un decálogo con el objetivo de minimizar el riesgo sísmico el cual fue enviado a las administraciones públicas (ayuntamientos, comunidades autónomas y Gobierno) que, según explican, no han llegado a concretar nada.
    Pero es posible evitar los movimientos sísmicos que puedan ser inducidos por prácticas humanas, como la del fracking. Hagámosles caso. Exijamos a quienes puedan evitar dichas catástrofes las medidas tendentes a tal fin.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook