Blog 
Desde mi picoesquina, blog de Diego Jiménez
RSS - Blog de Diego Jiménez García

El autor

Blog Desde mi picoesquina, blog de Diego Jiménez - Diego Jiménez García

Diego Jiménez García

-Columnista de La Opinión de Murcia. Profesor de Historia jubilado. Interesado en temas sociales. Aficionado al senderismo y al contacto con la Naturaleza.

Sobre este blog de Sociedad

Blog de temática social y ciudadana.


Archivo

  • 19
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Apoyo para Ada Colau

     

     
    Apoyo para Ada Colau
     
    Trabajaba para el Estado, en el Ministerio de la Verdad, falsificando documentos. Winston Smith descubre un día que esa sociedad en la que vive, en la que fue anulado el pasado -sólo existe el presente-, es una farsa. Incluso la guerra permanente con la que el Estado tiene sometida y atemorizada a la población no es real. Todo conduce a un fin: tener engañada a la gente para que no se rebele contra la mentira y la opresión en la que vive. La telepantalla, el Gran Hermano y la Neolengua se erigen en métodos sutiles de control y manipulación de la población.
    Quién nos iba a decir que 1984, la novela de ficción distópica de George Orwell, un virulento alegato contra el régimen de Stalin, fuera a reflejar, casi setenta años después, la realidad de los países occidentales capitalistas. Desaparecida la Unión Soviética, era preciso buscar un enemigo externo para justificar, como en la novela, el Estado de guerra permanente. Ese papel se le asignó a Al Qaeda, tras la caída de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Las intervenciones militares en Irak y Afganistán se legitimaron por la lucha contra ese nuevo enemigo difuso, el terrorismo. A partir de ahí, el miedo se instaló entre la población.
    En nuestro país, como ya advirtiera el fallecido escritor y humanista José Luis Sampedro, el miedo también hoy se ha extendido entre la población. Miedo al futuro, a perder el puesto de trabajo, a manifestarnos en la calle, a expresarnos en público… y, como respuesta defensiva, se ha potenciado un individualismo feroz y paralizante. Además, la brutal crisis económica que soportamos ha supuesto la irrupción de términos que, como en la Neolengua de la novela orwelliana, ponen en evidencia la manipulación por el lenguaje: así ‘brotes verdes’ (un intento de negar la crisis), ‘austeridad’ y ‘sacrificio’ (por supuesto sólo para los sectores populares), ‘estabilidad presupuestaria’ (esto es, gastar menos, sobre todo en políticas sociales), ‘crecimiento negativo’ –qué disparate- (o sea, recesión)…
    Pese a ello, como la contestación social contra la crisis iba in crescendo, desde el poder había que iniciar todo un proceso de criminalización social, deslegitimando aquélla. Primero fueron los sindicatos y sus cuadros de liberados sindicales; luego se arremetió contra los supuestos privilegios de los funcionarios; se ignoró el auge del 15 M y, cuando la protesta en las calles era una evidencia insoslayable, se empezó a despreciar ese movimiento tachándolo de poco representativo, y, por último, la excesiva contundencia policial ante las protestas ciudadanas nos ha recordado los peores tiempos del franquismo… Pero lo que no nos esperábamos es que se pudiera llegar más lejos y que alguien se atreviera a calificar de terrorismo una actividad militante legal. Por ejemplo, la que desarrolla Ada Colau.  


     

     
    Reconozco que, hasta hace muy poco, poco sabía de ella. Pero su presencia en el Congreso para la negociación de la ILP por la dación en pago y sus apariciones en debates televisivos varios han motivado que siga con interés los pasos de esta ciudadana de Barcelona, con una larga trayectoria de militancia. En estos días, además, su figura mediática ha cobrado peso con motivo del ‘Premio Ciudadano Europeo 2013’ concedido por el Parlamento Europeo a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de la que ella es la voz más destacada.
    La concesión del premio a esta activista (compartido con Euskaltzaindia) removió las vísceras de quienes, como el eurodiputado del PP Carlos José Iturgaiz, son incapaces de desvincularse de la herencia ideológica del franquismo.
    Sabedor de que a gran parte de la población le repugnan las actividades armadas de ETA, Iturgaiz dijo que  su formación estudiará si existe la posibilidad de dar marcha atrás y hacer que se retire el galardón a la PAH, y adelantó que al mismo tiempo pedirá que se replantee el reglamento por el que se rige el premio. ¿El motivo? Ya en abril de este año, en una comparecencia ante la Comisión de Peticiones de la Eurocámara, comparó los escraches reivindicativos de la PHA de este año con las acciones de grupos independentistas vascos durante 1996, acusando, además, de haber comenzado una campaña de acoso e intimidación a los cargos electos de su partido.
    Estas afirmaciones persiguen un claro fin: además de deslegitimar todo atisbo de contestación social, el hecho de que se compare con ETA a un colectivo que se está mostrando especialmente eficaz y contundente contra el drama de los desahucios esconde el interés de personajes como éste de manipular la verdad, inculcarle el miedo a la gente y, por consiguiente, hacer desistir a las personas afectadas de acercarse a esta Plataforma.
    Ante estas trapacerías, hemos de hacer como Winston, el personaje de la novela citado arriba: rebelarnos contra este estado de cosas, ahondando en el espíritu crítico, hoy más necesario que nunca. Y como de apoyar a Ada Colau se trata, contribuyamos a ello con nuestra firma virtual. Lo pueden hacer en la web www.change.org.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook