Blog 
Desde mi Atalaya
RSS - Blog de Jesús Norberto Galindo Sánchez

El autor

Blog Desde mi Atalaya - Jesús Norberto Galindo Sánchez

Jesús Norberto Galindo Sánchez

Miembro de honor de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas de España, durante una parte de su vida profesional ha estado vinculado a la gestión y asistencia técnica de organizaciones y actividades turísticas, tanto en la empresa privada como en el sector público. Corresponsal de prensa d...

Sobre este blog de Murcia

La temática de aquellos artículos, reflexiones o ensayos que se van a difundir en este blog están referidos a acontecimientos puntuales relacionados con la actualidad de tipo social, político o profesional y no pretenden guardar ningún tipo de hilo conductor ni temático, en concreto, entre ellos, má...


Archivo

  • 15
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    Las primarias y sus consecuencias

    El proceso de primarias por el que está pasando el Partido Socialista, en España, está siendo de una dureza extrema y está suponiendo un trauma muy importante para esta formación política, sobre todo en estos momentos en los que nuestro país precisa de una cierta estabilidad institucional y, sobre todo, de una cierta moderación alejada de situaciones extremas, que nos permitan superar de una forma definitiva la crisis que hemos padecido durante casi diez años.

    No hay día en que no nos desayunemos con informaciones que nos ilustran sobre los mítines y reuniones de partido, y donde los improperios, insultos y descalificaciones se imponen a la cordura, al razonamiento y a las buenas formas. Esto es algo consustancial a este tipo de actos, por cierto trasnochados y arcaicos, a los que solo asisten los palmeros de turno, y sobre todo (y esto es lo peor) los más radicales de cada casa. Pero todavía es más sangrante que, en esta ocasión, los que se están vapuleando son del mismo partido. Vamos que cuando alguien dijo que el PSOE estaba hecho unos zorros se quedó corto. El Partido Socialista está profundamente dividido y va a ser muy difícil, gane quien gane las primarias, que estas heridas se restañen y que vuelva a ser ese fiel reflejo de una moderna socialdemocracia, en la que todos hemos creído y que este país necesita.Las primarias y sus consecuencias

    Tras este breve análisis voy a exponer algunas reflexiones sobre lo recientemente sucedido en nuestra vecina Francia, en las elecciones presidenciales, y su parangón con la situación política actual en nuestro país.

    En primer lugar, y como hemos hablado de las primarias, es importante recordar que los dos candidatos a las elecciones francesas presidenciales que ganaron la primera vuelta, y por tanto pasaron a la segunda, (Emmanuel Macron y Marine Le Pen) no pasaron ninguno de los dos por ningún proceso de primarias. Los candidatos gaullista y socialista sí que lo habían hecho. ¿Y esto que significado puede tener?... pues que la verdadera voluntad popular depositada en los votantes no tiene nada que ver ni coincide en la mayoría de las ocasiones con la voluntad de unos pocos militantes que son los que deciden en los procesos de primarias quien les va a representar. El divorcio entre militancia y electores es flagrante, y algunos deberían hacérselo mirar cuando defienden a capa y espada que la génesis de una verdadera política democrática está en la consulta a las bases. Un líder de una formación política que aspire a ganar unas elecciones lo primero que tiene que hacer es conocer a qué espectro de la sociedad va a dirigir sus políticas y qué es lo que piensan estos ciudadanos, y en la mayoría de los casos se emborrachan en los mítines, que como he dicho no son más que manifestaciones cargadas de un idealismo trasnochado, y se piensan que todo el monte es orégano, cuando la mayoría de ese posible electorado está en otra onda.

    Hay que recordar que Hamon y Sánchez defienden la misma postura de aferrarse a la militancia poniéndola en contra de los dirigentes de la organización.  De esa forma el candidato socialista francés logro captar la confianza de los afiliados más radicales, consiguiendo batir a los dirigentes más moderados. Pero, a su vez, obtuvo el mayor fracaso de la historia de los socialistas en Francia.  El ejemplo francés, como he manifestado anteriormente, se podría dar en España igualmente.  Recientemente un antiguo dirigente socialista (el extremeño Rodríguez  Ibarra) decía que los posicionamientos radicales de muchos militantes del PSOE no coinciden para nada con el resultado que luego se produce en las urnas. Si Pedro Sánchez gana las primarias con ese voto de la militancia y se postula como candidato, y si paralelamente Rajoy, que no es tonto, convoca elecciones Generales,  podríamos ser testigos del último batacazo del PSOE. Y digo el “último” porque no sé si el partido podría salir de ese trance o tendríamos que asistir a algún tipo de refundación como ya se está especulando en Francia con los partidos tradicionales.

    Efectos similares se han producido en Austria y en Holanda. En las elecciones presidenciales celebradas en el primero de ellos, los dos partidos tradicionales (Partido Socialdemócrata y Partido Popular) se dieron un batacazo y no pasaron de la primera vuelta, facilitando el crecimiento de un partido populista (Partido de la Libertad de Austria) que pretendía una profunda radicalización política, si bien finalmente los electores, en la segunda vuelta, optaron por una formación más moderada.  En el caso de Holanda, también han sido los socialdemócratas (PvdA), socios minoritarios en la entonces coalición de Gobierno, los que han sufrido un varapalo histórico, perdiendo 28 escaños y pasando de 38 a 10.

    De los tres candidatos que optan a las primarias del PSOE, a mi entender, Pedro Sánchez es el que más incertidumbre genera. Por un lado, hace tan solo unos meses manifestaba su intención de “trabajar codo con codo con Podemos. Y la semana pasada, en una entrevista, apuntaba que marcaría las distancias con esa misma formación. En otras ocasiones se envuelve en la bandera de España para cantar las excelencias de la unidad e indivisibilidad de la patria, con frases como la de que “todos los españoles juntos somos los dueños de nuestro destino…”, y al día siguiente nos desayunamos con su definición de España como una “nación de naciones”. ¡Toma castañas con el calificativo que se ha inventado!. La verdad es que todo esto es algo a lo que nos tiene acostumbrados y no me extraña que muchos le acusen de mentir, aunque yo -para ser más benévolo- lo calificaría de cambiar de opinión de forma compulsiva según le interese.

    Mi impresión es que en España la corriente que lidera Pedro Sánchez en el PSOE ha perdido el norte y el concepto de lo que significa la socialdemocracia, y quiere ganar adeptos invadiendo el espacio más a su izquierda, es decir el espacio más radicalizado y populista. Y cuando esto sucede (como hemos visto en Francia, Austria y Holanda) la mayoría de esos votantes prefiere el original a una mala copia, y votan a la extrema izquierda. Así ha pasado con el candidato socialista Hamon en nuestro país vecino y con los candidatos socialdemócratas austriaco y holandés, y así pasará en España si Sánchez llegara alguna vez a presentarse de nuevo a las elecciones.

    Por nadie pase.

    Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook