Blog 
Desde mi Atalaya
RSS - Blog de Jesús Norberto Galindo Sánchez

El autor

Blog Desde mi Atalaya - Jesús Norberto Galindo Sánchez

Jesús Norberto Galindo Sánchez

Miembro de honor de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas de España, durante una parte de su vida profesional ha estado vinculado a la gestión y asistencia técnica de organizaciones y actividades turísticas, tanto en la empresa privada como en el sector público. Corresponsal de prensa d...

Sobre este blog de Murcia

La temática de aquellos artículos, reflexiones o ensayos que se van a difundir en este blog están referidos a acontecimientos puntuales relacionados con la actualidad de tipo social, político o profesional y no pretenden guardar ningún tipo de hilo conductor ni temático, en concreto, entre ellos, má...


Archivo

  • 22
    Marzo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    A vueltas con la estiba y los estibadores

    El conflicto generado por los estibadores y su pretensión de continuar con el monopolio de la estiba está trayendo unas consecuencias no previstas para la clase política que se ha visto enfangada en este lodazal del que algunos ahora no saben cómo salir.

    Estiba es sinónimo de “carga”, algo que se nos está tratando de vender por parte del sindicato correspondiente y del colectivo de estibadores, más propensos a mantener sus privilegios que a desarrollar una actividad con garantías de profesionalidad y en libertad y competencia, como se hace en la mayoría de países del mundo civilizado. Pero también es sinónimo de “sitúa” o de “coloca”, dos palabras que también definen meridianamente la demanda de estos trabajadores, cuando lo que están pretendiendo es, bajo pretexto de preservar su máxima profesionalización, situarse y colocarse para toda la vida (como si de funcionarios se tratase), y no solo eso, sino asegurarse esa misma prerrogativa para sus familiares, amiguetes y todos aquellos que ellos mismos “sugieran” de forma digital (de dedo).A vueltas con la estiba y los estibadores

    Hasta aquí todo normal, ya que –por desgracia- estamos acostumbrados, pues todavía hay algunas profesiones en nuestro país que carecen de la más mínima libertad para el ejercicio de la misma salvo que pases por el cedazo que te impongan unos pocos (hasta no hace mucho tiempo, el sector de la minería era muy proclive a este tipo de “pandemia”, o también nos podríamos acordar del “caso controladores aéreos”). Pero es que en esta ocasión ha habido una sentencia del Tribunal   de Justicia de la Unión Europea (bendita Europa que se ocupa de arreglar nuestra casa ante la inacción de nuestros sucesivos gobiernos) en la que se nos obliga a eliminar el susodicho monopolio y además se nos impone una fuerte multa que tenemos que pagar todos los españolitos, cuando la culpa de todo esto la tienen nuestros gobernantes que no han sabido (o no han querido) legislar acorde con la normativa europea.

    Ante esta situación, el gobierno promulga un Real Decreto y lo remite al Congreso para su convalidación, y hete aquí que esta norma es rechazada, dada la situación de minoría en la que este se encuentra, lo que ha dado pie a una serie de interpretaciones a las que yo me uno y sobre las que vamos a reflexionar hoy.

    Lo primero que me viene a la cabeza es la lasitud con la que el gobierno ha tratado este tema, puesto que fue el 11 de diciembre de 2014 cuando se publicó la sentencia que ahora se quiere acatar. Una vez más este gobierno, en fiel consonancia con la actitud de su presidente, pretende dejar los temas para que se solucionen solos, por aburrimiento, y así les pasa lo que les pasa, y es que –a veces- les pilla el carro, por despacio que este ande.  Todos sabemos, y el gobierno es el primero en constatarlo, que este gobierno no tiene mayoría en el Congreso, y que este tipo de cuestiones se tienen que pactar sí o sí; y sobre todo si son de importancia capital y de obligado cumplimiento. Pero el PP no ha hecho sus deberes y ha esperado a que todos los demás grupos se avengan a votar (creyéndose que lo harían “por imperativo patriótico”) y a sacar adelante la reforma del sector de la estiba en España.

    No ha sido así y nos encontramos con que Ciudadanos (socio preferencial del gobierno) se ha abstenido cuando ha olido que, aunque votara afirmativamente, el resultado no iba a ser favorable, ya que el resto de la cámara (excepción hecha del PNV) iban a votar en bloque, por lo que el “sacrificio” de Ciudadanos no hubiera servido de nada, y prefirieron no quemarse en el intento, y esperar nuevas nupcias.

    Podemos juega su propio partido, más fijándose en su propio graderío y griterío, y ya sabemos que no va a votar nada que venga de este gobierno; y menos los independentistas catalanes, estos últimos por razones obvias, por lo que solo  quedaba lo que pudiera hacer el PSOE. Y el PSOE votó en contra, por lo que el Real Decreto quedó invalidado.

    La verdad es que hay cosas que sorprenden, aunque los españoles ya estamos curados de espanto, pero todavía no he escuchado la verdadera razón por la que el PSOE ha votado en contra. Tal vez se deba a que el proceso interno generado por las inmediatas elecciones primarias los tenga hechos un lio, y han pensado que no pueden “ir en contra” de los pobres obreros. Esos obreros que dan nombre a su patronímico y que, según se desprende de las informaciones manejadas estos días por los medios de comunicación, perciben unos salarios medios de cerca de 68.000 euros anuales.  Esos trabajadores a los que el gobierno les ha prometido unas prejubilaciones que rondan los 3.000 € mensuales (que han rechazado), cuando la mayor pensión de jubilación que hay en este país es de poco más de 2.500 €. En definitiva esos mismos trabajadores que rechazan la implantación de una norma de obligado cumplimiento derivada de los tratados de la Unión Europea, lo que equivale a nuestra Constitución.

    He de reconocer que este colectivo está defendiendo sus prerrogativas, aunque estas sean contrarias a las más elementales normas de concurrencia en el libre mercado y que produzcan perjuicios a otros trabajadores al boicotear el libre acceso a la profesión. Pero lo que no entenderé nunca es que un partico político, de ámbito nacional y que ha gobernado este país con grandes dosis de cordura, entre en esta disyuntiva y se preste a perpetuar esta situación de privilegio, dando lugar a que TODOS los españoles tengamos que pagar de nuestros impuestos una multa millonaria que, para ser coherentes, deberían pagarla todos aquellos que han dado lugar a esta situación.

    La verdad es que no lo entiendo… ¿y ustedes?

    Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook