Blog 
Desde mi Atalaya
RSS - Blog de Jesús Norberto Galindo Sánchez

El autor

Blog Desde mi Atalaya - Jesús Norberto Galindo Sánchez

Jesús Norberto Galindo Sánchez

Miembro de honor de la Asociación de Directivos de Empresas Turísticas de España, durante una parte de su vida profesional ha estado vinculado a la gestión y asistencia técnica de organizaciones y actividades turísticas, tanto en la empresa privada como en el sector público. Corresponsal de prensa d...

Sobre este blog de Murcia

La temática de aquellos artículos, reflexiones o ensayos que se van a difundir en este blog están referidos a acontecimientos puntuales relacionados con la actualidad de tipo social, político o profesional y no pretenden guardar ningún tipo de hilo conductor ni temático, en concreto, entre ellos, má...


Archivo

  • 09
    Febrero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Murcia

    A vueltas con FITUR

    Aunque soy de la opinión de que los que hemos pasado a la “reserva activa” (profesionalmente hablando, claro) no deberíamos machacar el coco a nuestros amigos y ocasionales lectores, con cantinelas y opiniones relacionadas con la actividad profesional a la que nos hemos dedicado, no obstante, en esta ocasión me voy a permitir una licencia, que espero no se prodigue, reflexionando sobre un tema (el turismo) al que he dedicado buena parte de mi vida profesional.

    El pretexto que me ha movido a hacerlo es FITUR (la Feria Internacional de Turismo) que se celebra anualmente en Madrid, y la oportunidad me la ha dado la lectura de un artículo publicado en la edición impresa de este mismo periódico (26/01/2017), cuyo autor es Juan Antonio Martín, y con cuyo contenido coincido en su mayor parte.

    El subtítulo que encabezaba esta colaboración no puede ser más definitorio “Una acción estratégicamente diferenciadora solo para IFEMA y para la tribu política” y con esta enunciación, el autor (interpreto) ha querido decir que este evento está hecho a medida de los organizadores (Ifema), y paramayor gloria de la clase política. Y a lo que yo añadiría: pero entonces, los profesionales y empresarios... ¿qué pintan en todo este montaje?.A vueltas con FITUR

    Afirma el articulista que a la presente edición asistieron casi tantos políticos y personal de las distintas administraciones como profesionales; y yo puedo dar fe que en los más de 30 años que he estado asistiendo a este evento, la clase política ha sido el sostén principal que ha tenido esta feria. Sin la participación, a mi entender desproporcionada, que las distintas administraciones (Comunidades Autónomas, Diputaciones, Patronatos, Ayuntamientos y otros organismos oficiales) propician, esta muestra no tendría la repercusión que todos conocemos, y sin embargo su rentabilidad profesional sería la misma, y no digo nada del ahorro que les supondría a las arcas de todas estas instituciones, desde las cuales han montado una especie de torneo en el que vienen luchando por ver quien lo tiene más grande (el estand me refiero, claro) y con un despliegue de medios y un gasto desorbitado que en ningún caso ha justificado el verdadero motivo de esta exposición.

    Los organismos oficiales desplazan un ingente número de funcionarios y de empleados de empresas públicas para atender todas las “necesidades” propias de este acontecimiento y, como no podía faltar, se suele instalar un “espacio gastronómico”, que no es otra cosa que un bar, con ínfulas de parecerse a un restaurante, donde algunos, con el convencimiento de que estamos colaborando a la proyección de una demostración gastronómica propia del lugar, y que va a redundar en un apoyo inequívoco al turismo gastronómico (tan de moda en estos tiempos) nos ponemos ciegos  desayunando, almorzando, comiendo y no digo cenando porque la feria cierra antes.

    Y no digamos de la asistencia, a nivel político, por parte de representantes de organismos, entidades y diversas instituciones. No hay Ayuntamiento que no aproveche este evento para que varios representantes (normalmente encabezados por su alcalde/sa) no se desplacen para estar en FITUR y asistir al día que se ha decidido establecer como especial para la Región. Y así es igual en el resto de las administraciones y organismos. Pero es que además también te encuentras a todos los representantes de la oposición en esos mismos organismos. Más bien parece aquello el preludio de unas elecciones, donde la diferencia con estas es que todos los partidos están juntos en el mismo meeting. Eso sí, cuando vuelven a sus feudos todos hablan de los “contactos” que han hecho. Y yo me pregunto ¿contactos?... no será en la feria, pues la mayoría llegan una hora antes del acto institucional (casi siempre protagonizado por el Presidente de cada Comunidad Autónoma) y se marchan inmediatamente después que lo haga este. Además, que las relaciones (profesionales, se entiende) quienes las tienen que hacer son los empresarios, que es para quien debería estar diseñado este tipo de certámenes.

    Recuerdo hace unos pocos años (todavía estaba yo en activo) cuando el Gobierno Regional de Murcia decidió tomar cartas en el asunto, y con una decisión valiente pasó de contratar con un espacio de más de 1.000 m2 (que es lo que habitualmente se estaba haciendo)a otro de tan solo 150 m2, donde se instaló una sala con mesas y espacios de reuniones para los empresarios y donde se eliminó la presencia institucional de todo el resto de actividades que no fueran especialmente demandadas y protagonizadas por los empresarios turísticos de Murcia.  Se quiso demostrar que para cumplir el objetivo profesional que se persigue en una feria, no es necesario contar con ningún tipo de elemento externo o de manifestaciones festivas de las que se prodigan excesivamente en FITUR y a las que nos tiene tan acostumbrados. Un espacio suficiente para trabajar y menos actos de cara a la galería; eso es lo que precisan los empresarios.

    Ni qué decir tiene que cundió el pánico en IFEMA (Institución Ferial de Madrid) y esta movilizó a todas aquellas instituciones y personalidades afines con el objeto de ”convencer” a las autoridades de Murcia para que se retractaran (cosa que no ocurrió). Mientras, desde otras Comunidades Autónomas recibíamos mensajes de apoyo, eso sí soterrados, con la sana envidia de querer y no poder hacer lo propio en sus respectivos territorios. Aquello fue bonito, aunque creo que no ha durado mucho.

    Con esta reflexión, no exenta de cierta crítica constructiva, no quiero dar la sensación de estar en contra de las ferias. De lo que estoy en contra es de la parafernalia que se monta al socaire de estas exposiciones, gestionando la actividad turística, por cierto muy importante y beneficiosa para nuestro país, como si fueran unas fiestas populares, donde a los conciertos, el folclore, las actividades lúdicas y la presencia obligada de la clase política, acompañados de su correspondiente séquito de comunicación, se les da más importancia que a la actividad profesional propia de este tipo de eventos y que es a lo que se debería dedicar el mayor esfuerzo.

    En contraposición a lo expuesto y como muestra de buen hacer está la Feria Internacional de Turismo de Berlín (ITB). La mayor feria de turismo del mundo es un fiel reflejo de lo que es una verdadera feria profesional. En esta muestra, la mayoría de los estands son de empresas profesionales ¡y están cerrados!. El público únicamente puede ver el exterior, pues en el interior lo que hay son pequeños habitáculos preparados para tener reuniones de trabajo, alguna sala de proyecciones y, eso sí, todas las comodidades para atender a los profesionales, que han tenido que solicitar cita para ser recibidos, y en algunos casos con meses de anticipación. Si estos conceptos se extrapolaran a FITUR, estoy seguro que ganaríamos en eficacia, en profesionalidad y el erario público ahorraría muchos recursos, económicos, humanos y materiales, tan necesarios para otro tipo de acciones promocionales para las que, en muchos casos, escasean estos medios.

    Mucho me temo que el eco que pueda tener el contenido de este artículo entre aquellos empresarios y profesionales que mantengan este mismo criterio, poco va a influir entre quienes tienen la responsabilidad de propiciar un cambio hacia una mayor profesionalización de este importante evento. Pero al menos me queda la satisfacción de haberlo intentado.

    Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook