Blog 
Con permiso
RSS - Blog de antonio sànchez amoròs

El autor

Blog Con permiso - antonio sànchez amoròs

antonio sànchez amoròs

mi nombre es antonio sànchez amoròs, tengo 36 años y estoy casado. en la actualidad soy secretario de organizacion de cartagena del partido para la regeneracion de la democracia en españa, PRDE.

Sobre este blog de Sociedad

blog destinado a discutir las noticias y temas cotidianos de las personas de a pie.


Archivo

  • 03
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RECORTANDO PARA DESPILFARRAR MEJOR

     

    RECORTANDO PARA DESPILFARRAR MEJOR

    Los Estados actuales han asumido infinidad de tareas y parcelas que para nada le correspondían y que los han convertido en enormes administraciones costosísimas y difícilmente sostenibles.

    Como ejemplo, no es de recibo que se paguen con fondos públicos televisiones cuando la oferta privada es enorme y más teniendo en cuenta que no se trata de un servicio básico. Las públicas, tanto TVE como el conjunto de las autonómicas, cerraron el ejercicio (2010) con unas pérdidas de 536 millones de euros, cifra que aumenta hasta los 2.454 millones de euros de pérdidas si se descuentan las subvenciones recibidas ¿Necesitamos tener este gasto? 

    Las más de 4.000 sociedades públicas españolas acumulan una deuda cercana a los 56.000 millones de euros, una cantidad suficiente para pagar las actuales prestaciones de desempleo y la totalidad de la deuda del Estado. La espectacular cifra, a la que ha contribuido fundamentalmente una desaforada creación de sociedades, consorcios y fundaciones en las comunidades autónomas y ayuntamientos, supone un coste para cada ciudadano español de aproximadamente 1.200 euros anuales. Sólo las empresas públicas estatales acumulan una deuda superior a 32.000 millones de euros; las autonómicas, de casi 13.870; y las locales, de 9.328.

    No tiene tampoco sentido embarcarse en el sostenimiento de industrias de todo tipo, siderúrgicas, mineras, navales, etc. Con el simple objetivo de mantener los puestos de trabajo y mantener un supuesto orden social, estas industrias han quedado fuera del mercado por razones de falta de competitividad y sostenerlas artificialmente con fondos públicos es un despropósito y un despilfarro. En esos casos lo mejor es su desmantelamiento y la reconversión de los trabajadores hacia otros sectores productivos que sean más competitivos, lo otro es alimentar a un zombi que tarde o temprano nos morderá.

    No es tarea del Estado gastar los tributos en proyectos personales por mucho carácter cultural que tengan, la política de subvenciones culturales es un verdadero despropósito y carece de la imparcialidad que debe justificar el gasto del dinero público. Lo mismo ocurre con el resto de las subvenciones a partidos políticos, organizaciones sindicales, ONGS y asociaciones, fundaciones, etc. No podemos utilizar la institución, como algunos pretenden, como un servicio de empleo temporal donde colocar a los desempleados en épocas de crisis o como una macro constructora llevando a cabo proyectos faraónicos o sustituciones de aceras masivas para paliar la falta de empleo.

    Y mientras se despilfarra el dinero en todas estas cosas, al mismo tiempo, vemos como nuestros gobernantes recortan en lo realmente prioritario y que da sentido a la existencia de un Estado, los servicios básicos como sanidad, educación, dependencia y  gasto social. Desde PRDE, como defensores de un liberalismo solidario nos oponemos a este despropósito con todas nuestras fuerzas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook