Blog 
Cine en serie.
RSS - Blog de Laura B. Aguilar

El autor

Blog Cine en serie. - Laura B. Aguilar

Laura B. Aguilar

Soy graduada en Pedagogía, aunque la mayoría del tiempo, seriéfila, melómana y cinéfila. A ratos, también me gusta escribir sobre esas tres cosas, para compartirlo con personas que como yo, piensan que deberíamos hablar del cine como primer arte. De ahí nace este blog, para seguir aprendiendo.

Sobre este blog de Cine

Este espacio está dedicado a comentar, todo lo que tenga que ver con el cine y las series. Sensaciones, percepciones e impresiones. Sin ir más lejos.


Archivo

  • 25
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cinema Paradiso.


    'Hagas lo que hagas, ámalo, como amabas la cabina del Paradiso'.


    Sí, hoy dedico una entrada a esta indudable obra maestra. Y digo indudable, porque es algo evidente. Giuseppe Tornatore, director de esta película italiana estrenada en 1988, se coronó declarándonos su amor por el cine. (Su amor, que ahora es mí amor).
    Una obra donde se nos descubren las primeras películas y la magia de las antiguas cabinas de proyección. Permitiéndonos ver desde dentro, ese maravilloso juego de luces y fotogramas. La censura que en aquel entonces llegaba a hacerse ante la presencia de determinadas escenas, cortándolas de los carretes antes de que fuesen emitidas. La picardía de un niño que sentía curiosidad por saber qué pasaba dentro de la cabina, y que insistente, hizo todo por descubrirlo. La tristeza, melancolía, añoranza, de cuando algo tan bonito se acaba.

    Durante toda la película, sentí el deseo de estar allí, de vivir allí, en el gran 'Cinema Paradiso', trabajando en él junto a Alfredo y Totó, o simplemente, disfrutando de una de sus proyecciones. Porque Giuseppe lo quiso así. Dejó volar su profunda admiración y sentimiento por el cine tras la pantalla. Quiso contagiar. Quiso emocionar. Quiso que nos sintiéramos como un fotograma más. Y por eso lo entendí. Por eso tuve la sensación de estar allí.
    Ese fue el motivo que me hizo comprender, lo importante que es el cine para las personas, o mejor dicho, lo imprescindible que es esta fuente de cultura para todo el mundo. Y lo triste y vacío que uno puede sentirse cuando te lo quitan.
    Yo, personalmente, ya no imagino mi vida sin una película. Y a partir de este mismo instante, dejaré de imaginar una vida sin Cinema Paradiso.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook