Blog 
Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez)
RSS - Blog de Carlos Rodriguez Ibañez

El autor

Blog Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez) - Carlos Rodriguez Ibañez

Carlos Rodriguez Ibañez

He sido concejal y portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Cehegín (Murcia) (2007-2011) ...

Sobre este blog de Sociedad

Actualidad política, económica, cultural y social desde una perspectiva eminentemente progresista.


Archivo

  • 14
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Váyanse a la mierda

    La angustia es un estado afectivo de carácter penoso que se caracteriza por aparecer como reacción ante un peligro desconocido o impresión. Suele estar acompañado por intenso malestar psicológico y por pequeñas alteraciones en el organismo, tales como elevación del ritmo cardíaco, temblores, sudoración excesiva, sensación de opresión en el pecho o de falta de aire (de hecho, “angustia” se refiere a “angostamiento”)

     

    De un tiempo para acá cada vez somos más los ciudadanos que nos sentimos así.

     

    Incertidumbre es la falta de certidumbre que es sinónimo de certeza: Conocimiento seguro y claro de algo.

     

    Soy absolutamente consciente que en los tiempos, malos tiempos, que nos está tocando vivir, tener la certeza de algo es cuasi imposible. Una utopía que ni al mismísimo Tomás Moro se le habría ocurrido, pero no es menos cierto que el levantarse todos los días con esa eterna duda de lo que va a ocurrir con tu futuro laboral más inmediato es un castigo machacante que ni un mal mobbing provoca.

     

    Quedar en manos de las decisiones de unos pocos que afecta a tantos no puede ser asumido desde la normalidad que da el simple raciocinio de las cosas. Se decide sobre el porvenir de demasiados que afectará a muchísimos otros. Más grave es cuando sabes que tu trabajo los has cumplido con creces y bien y que los causantes del desastre actual viven en un mundo irreal de opulencia que insulta nuestra inteligencia, menoscaba nuestra moral y nos hace sentirnos puras mierdas sabedores de los grandes problemas que tendremos para regresar al mundo laboral con dignidad. Con un mínimo de dignidad.

     

    Hablar de recortes por aquí y  allí, observar como se nos utiliza, se nos engaña, utiliza, menosprecia y humilla solo va a servir, en mi caso y espero que en el de muchos más, como estilete y ataque frontal y sin compasión hasta que la fuerza física y mental nos acompañe contra esos que han jugado vilmente con nosotros. Observar como personas de bien son desahuciadas por esos bancos que son rescatados con impunidad o como familias viven –malviven- gracias a organizaciones benéficas es denigrante. Observar como eres un delincuente por robar una barra de pan para alimentar a tú familia mientras otros están en la calle por comprarse, por ejemplo,  un palacio en Pedralbes… u otro viaja con “su amigo” a hoteles de lujo en Puerto Banus con cargo al bolsillo de todos son muestra clara de donde estamos y quienes somos, ellos y nosotros.

     

    Quizá mis palabras suenen duras o un lamento en alto, me es indiferente. Tengo derecho a clamar mi indignación y a rebelarme contra un destino impuesto por puros incompetentes vendidos a los mercados y al capital.

     

    Váyanse a la mierda porque ese es su sitio.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook