Blog 
Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez)
RSS - Blog de Carlos Rodriguez Ibañez

El autor

Blog Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez) - Carlos Rodriguez Ibañez

Carlos Rodriguez Ibañez

He sido concejal y portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Cehegín (Murcia) (2007-2011) ...

Sobre este blog de Sociedad

Actualidad política, económica, cultural y social desde una perspectiva eminentemente progresista.


Archivo

  • 09
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Exclusividad, no duplicidad y limitación de ingresos de los cargos políticos

    El portavoz del grupo socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, propone que los parlamentarios se dediquen exclusivamente a su labor política y no cobren ingresos por otras actividades privadas. Se trata de una propuesta del PSOE para incrementar las incompatibilidades de los diputados y contribuir el ahorro colectivo.  

    Aplaudo la iniciativa que, ciertamente, debería haberse adoptado hace tiempo y espero que sea apoyada por el resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria aunque dudo que sea así.   

    Nuestros representantes políticos deben dedicarse al 100% a la actividad para la que han sido elegidos mediante el voto de los ciudadanos y no deben “entretenerse” en otras cuestiones. Su esfuerzo debe ser máximo. Libremente se accede a la responsabilidad y nadie ni nada obliga a asumirla si se es conocedor que la misma no va a poder ser ejercida absolutamente.  

    Al hilo de esta reflexión, debería adoptarse también por todos los partidos políticos el compromiso firme de “una persona un cargo” y cuasi por las mismas razones expuestas anteriormente: Dedicación exclusiva al cargo electo, sea este institucional u orgánico. Considero que es “inapropiado” que una misma persona ostente dos responsabilidades, por ejemplo ser alcalde y diputado en la asamblea regional correspondiente, y más aún que se reciban ingresos económicos por ambas “obligaciones”. Hay cantera sobrada.  

    Y puesto a pedir, debería aprobarse con absoluto consenso una ley o norma con rango de ley que limite los sueldos, algunas veces (demasiadas) astronómicos e insultantes, de alcaldes y concejales y que no sean los plenos de los ayuntamientos correspondientes los que aprueben sus propias retribuciones sin límite alguno.  

    ¿Pido imposibles? Estoy casi seguro de ello.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook