Blog 
Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez)
RSS - Blog de Carlos Rodriguez Ibañez

El autor

Blog Apodérate (Blog de Carlos Rodríguez) - Carlos Rodriguez Ibañez

Carlos Rodriguez Ibañez

He sido concejal y portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Cehegín (Murcia) (2007-2011) ...

Sobre este blog de Sociedad

Actualidad política, económica, cultural y social desde una perspectiva eminentemente progresista.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El fenómeno de la abstención


    Nuestra Constitución consagra en su artículo 23 que los ciudadanos tenemos el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal. Asimismo en el artículo 68 se nos indica que estos representantes son  elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto, en los términos que establezca la ley. 

     

    Es indudable y casi de Perogrullo el expresar que un sistema democrático se basa y es elemento indispensable para su desarrollo en la participación de la ciudadanía mediante su voto. No podemos obviar los que ejercemos alguna responsabilidad que está apareciendo consulta electoral tras consulta un fenómeno no desconocido y totalmente legítimo pero que a mi particularmente me preocupa y no es otro que el de la creciente abstención. Es un hecho irrefutable: El ciudadano, el votante, cada vez acude menos a las urnas a ejercer su derecho. 

     

    Existe una clara desafección, un desapego, una falta de estima, desvío o indiferencia, de la que creo, somos culpables principales los políticos que estamos en activo. Somos nosotros los primeros que debemos plantearnos qué hacemos y como lo hacemos: No es la primera vez que cualquier vecino me manifiesta el consabido por repetido: “todos sois lo mismo”, “todos prometéis y lo único que os interesa es el voto” sensaciones así, junto a la falta de percepción del ciudadano de que los políticos intentamos con todo nuestro esfuerzo o sapiencia resolver aquellos problemas que más puedan preocupar a todos, los mensajes contradictorios que a veces lanzamos –según la coyuntura ahora decimos una cosa y después todo lo contrario- los flagrantes casos de corrupción a diestra y siniestra –que no son mayoría, pero son- las luchas intestinas, la reiteración en presentar candidatos eternos que hastían al votante y que es percibida como una falta de alternativa, los suculentos sueldos, desprecio del sistema, etc…. –cada cual, cada abstencionista tiene “su razón”- hacen que el número de ciudadanos que se acerquen al colegio electoral disminuya y disminuya y que se den situaciones dantescas como la ocurrida en las últimas elecciones autonómicas catalanas en las que  partidos encabezados por personajes como Carmen de Mairena saquen más votos que partidos “consolidados” como UPyD, que no deja de ser otra forma de “protestar” del votante que, en este caso, no se abstiene pero que vota…. lo que vota, de forma totalmente legítima indudablemente. 

     

    El fenómeno es serio y merece un profundo estudio. 

     

    Vale la pena afrontar, con seriedad, este tema. Un parlamento, un consistorio, elegido por una minoría o por unos porcentajes bajos de voto nace cojo y enfermo. Una sociedad en la que la abstención es la nota dominante de unas elecciones está herida de muerte. Hay que proceder, cuanto antes, a curarla, por el bien de todos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook