Blog 
A pie de tiza
RSS - Blog de Carmen Ballesta

Archivo

  • 20
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y paella de marisco

     Escucho en la radio una propuesta que aplaudo. Se trata de enseñar al alumnado algunos conocimientos básicos de protección civil y primeros auxilios. ¿Quién puede estar en contra de tan prudente idea? Personalmente llevo años, desde que cuando estaba en mi bachillerato hice yo misma el cursillo de primeros auxilios de la Cruz Roja, digo que llevo años intentando infructuosamente que en mi centro se ofrezca dicho curso como parte de la oferta educativa del instituto. O al menos, que formara parte obligatoria de la formación del profesorado (esos sexenios famosos). Creo que un profesorado preparado también en estas materias puede hacer una contribución valiosa a la sociedad. Hasta ahora, todo eso depende del "ojo clínico", de la intuición y perspicacia de cada profesor, pero no es infrecuente que gracias a esa atención se descubran problemas y se les ponga en vías de solución o al menos de atención. Así pues, excelente idea: que todo alumno que obtenga el título de Secundaria Obligatoria sepa qué hacer ante un accidente de tráfico, ante una emergencia de cualquier clase, o sea capaz de auxiliar a un accidentado o autopotegerse correctamente.

    El problema, o la risa, ustedes perdonen, me alcanza cuando la propuesta es que eso se estudie en clase de "ciudadanía". Con todo respeto, es una idea chusca. Lo que ha costado, y costará, morena, colocar esa asignatura en los planes de estudio españoles, se ha metido con calzador y no de muy buena manera, se le ha asignado una miserable hora semanal (¡¡una sola hora a la semana!!)... y ahora queremos que en esa hora semanal nuestros futuros ciudadan@s aprendan: constitución, teorías del estado, derechos humanos, problemas éticos contemporáneos, actitud empática y cívica, pensamiento crítico autónomo, seguridad vial, técnicas de autoprotección, primeros auxilios... y a hacer paella de marisco, sí señor.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook