Blog 
A pie de tiza
RSS - Blog de Carmen Ballesta

Archivo

  • 02
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Moto en venta

     Todos sabemos que nuestro país vive desde 2007 una crisis económica que tiene ya en el paro a más de cuatro millones de personas y sigue creciendo (a mi juicio el dato más revelador y alarmante es el referido al paro juvenil, ¡el gobierno reconoce un 40%, nada menos que el doble de la media de la UE!). El déficit público que arrojaban nuestras cuentas era insostenible en el marco del euro. El gobierno tomó, unilateralmente, una serie de medidas en mayo de 2010. Los sindicatos se quejaron, amenazaron (¿con la boca pequeña o con responsabilidad para no agravar la cosa?) con huelga general, etcétera, etcétera. Todo esto es tan conocido, que me ahorro los enlaces, basta con teclear en cualquier buscador para tener toneladas de referencias.

    En estos días el gobierno se ha reunido con empresarios y sindicatos, y ayer anunciaron que han llegado a un acuerdo. Escuchando la declaraciones de todos, particularmente las de los representantes de los dos sindicatos mayoritarios, me pareció entender claramente que hemos tenido una inmensa suerte de que todo esto haya ocurrido (o sea, todas las desgracias que han obligado a tomar medidas restrictivas, sentarse, negociar, etcétera), menuda suerte. Haga caso a los que saben, alégrese usted, que según nuestros representantes estamos de enhorabuena. ¿Que dice Bernat Soria, ahora, que nuestro sistema de salud es económicamente insostenible? ¿Que no está claro que las pensiones estén garantizadas a más de 20 años vista? ¿Que con esta tasa de paro no va a haber ni uno que pueda cobrar la pensión máxima, porque ni uno va a haber cotizado lo suficiente? ¿Que hoy hemos sabido que el paro ha vuelto a aumentar en más de 130.000 personas solo en enero? Bueno, todo eso es seguramente verdad, pero ¡¿y qué?! Según el gobierno, lo importante es ¡que decrece la tasa de incremento del paro!… Y ningún partido político se ha puesto en la foto del acuerdo. ¡Hala, a reír y sonreír, que es gratis y saludable! Manda huevos, oiga, manda huevos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook