Blog 
A pie de tiza
RSS - Blog de Carmen Ballesta

Archivo

  • 22
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lo malo es que lo logran

    Cuando se escucha en los informativos de radio y televisión, y a menudo también cuando se lee en medios escritos, la información sobre las ¡¡¡¡¡nuevas!!!!! reformas que va a sufrir ¡¡¡¡¡¡de nuevo!!!!!!! la educación en España, una se queda perpleja. Incluso, con la guardia baja, hasta casi siente tentaciones de comprender el descrédito que a menudo sufren nuestros preiodistas y políticos. Pero no, a eso me niego. Y sin embargo cuánto lamento que las tres periodistas a las que escuché hayan sido incapaces de enterarse de qué hay de nuevo y qué sigue igual: desde hace bastante tiempo, para acceder a la universidad, la nota se halla ponderando la media de bachillerato (60%) y la media de las PAU (vulgo "selectividad") (40%). Ergo nada nuevo hay en esta medida.

    En cuanto al resto de las conocidas hasta hoy, hay tanto que preguntar... Tendrían que explicarnos, deberíamos exigirlo, por qué razones es esperable que cada una de esas medidas va a contribuir a mejorar exactamente qué indicadores. Lo contrario es el "porque lo digo yo" que en los últimos años, desde aquel funesto "el milagro soy yo" de Aznar, se viene instalando insidiosamente en nuestros gobernantes endiosados y ensimismados. Cuando nuestros padres nos daban esa respuesta, nos indignábamos y nos sentíamos llenos de razón, y cuando nos la dan nuestros gobernantes, que han jurado estar a nuestro servicio, nos quedamos tan tranquilos.

    En cuanto a las bases en las que el Ministerio de Educación pretende basar la necesidad de las reformas, es que dan ganas de reír o de llorar, francamente. Pueden consultarse aquí (enlace que debo agradecer a mi compañero A. Pelegrín). Tomaré solo los dos primeros datos del apartado titulado "Falta de resultados", que reza:

    • La tasa de abandono escolar en España alcanza el 26,5 por 100, el doble que la media europea.
    • El porcentaje de jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan (NI-NI) representa el 23,7 por 100 en España, sólo superado por Israel.

    Y todo el mundo tendría que enterarse de las listas de espera que hay en todos los centros públicos que ofrecen estudios de FP de España. Una vez sabido que son miles los jóvenes que están viendo cerradas las puertas de la FP por falta de plazas, amén del recorte de oferta (existiendo demanda en exceso) de ciclos públicos en beneficio de centros privados, entonces cabría quizá humildemente preguntarle al ministro Wert por qué no toma la decisión fácil, rápida, eficaz y a medio plazo más barata, que es ampliar la oferta de plazas en FP en los centros públicos. No necesita cambiar absolutamente nada, se ahorra horas de trabajo por un tubo que su equipo debería dedicar a encontrar las razones por las que esas medidas van a mejorar esos resultados... Si es que los resultados son esos que ellos dicen.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook